Vulva de perra en celo: síntomas y cuidados

Cuando las perras están en celo su vulva aumenta de tamaño, se inflama, porque el cuerpo se ha preparado para gestar y las hormonas causan este efecto, además este es un signo más de los cuales captan los perros. La hinchazón puede durar casi todo el tiempo que dura el celo de las perras.

El ciclo de celo en las perras es un proceso natural que ocurre aproximadamente cada seis meses, aunque puede variar según la raza y el individuo. Durante este tiempo, la vulva de la perra experimenta cambios significativos debido a las fluctuaciones hormonales.

Si quieres seguir leyendo este post sobre "Vulva de perra en celo: síntomas y cuidados" dale click al botón "Leer más" y podrás leer el resto del contenido gratis. habitat3.cl es un sitio especializado en Mascotas. Si quieres completar de Leer el post no dudes de ssguir navegando por la web y suscribirte a las notificaciones del Blog.

Seguir leyendo

Es importante tener en cuenta que la vulva de una perra en celo puede ser más susceptible a infecciones y debe ser monitoreada de cerca para detectar cualquier signo de inflamación excesiva, enrojecimiento o secreción anormal. Si se observa algo inusual, es recomendable consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Signos de que una perra está en celo

Además del aumento de tamaño y la inflamación de la vulva, hay otros signos físicos y comportamentales que pueden indicar que una perra está en celo. Algunos de estos signos incluyen:

  1. Sangrado vaginal:
  2. Durante la fase inicial del celo, algunas perras pueden presentar un ligero sangrado vaginal. Este sangrado suele ser de color rojo claro y puede durar de 7 a 10 días.

  3. Cambios de comportamiento: Las perras en celo pueden volverse más inquietas, irritables o demandantes de atención. También pueden mostrar un aumento en la vocalización y en la búsqueda de machos.
  4. Hinchazón de los pezones: Los pezones de la perra pueden hincharse y volverse más sensibles durante el celo.
  5. Cambio en la postura: Algunas perras pueden levantar la cola y moverla hacia un lado para permitir un mejor acceso al macho durante el apareamiento.

Consejos para cuidar de una perra en celo

Cuando una perra está en celo, es importante tomar algunas precauciones adicionales para garantizar su bienestar y evitar embarazos no deseados. Aquí hay algunos consejos útiles:

  1. Evitar el contacto con machos no castrados: Durante el celo, las perras emiten feromonas que atraen a los machos, por lo que es importante mantenerlas alejadas de perros no castrados para evitar cruces no deseados.
  2. Paseos controlados: Durante el celo, es recomendable pasear a la perra con correa y en áreas controladas para evitar encuentros no deseados.
  3. Mantener la higiene: La vulva de la perra en celo puede ser más propensa a infecciones, por lo que es importante mantenerla limpia y seca. Se puede utilizar agua tibia y jabón suave para limpiar suavemente la zona.
  4. Considerar el uso de protectores de celo: Existen en el mercado protectores de celo que se colocan en la perra para evitar el contacto con otros perros. Estos protectores pueden ser una opción útil para aquellos propietarios que deseen una mayor protección.

¿Cómo se ve la parte íntima de una perrita en celo?

¿Cómo se ve la parte íntima de una perrita en celo?

La parte íntima de una perrita en celo se ve afectada durante este periodo reproductivo. En la primera fase del celo, conocida como proestro, la vulva de la perra comienza a hincharse y se vuelve más prominente. Además, la perra puede comenzar a segregar sustancias de color marrón rojizo, que es un indicativo de que se encuentra en esta fase del celo. Es importante tener en cuenta que durante esta fase, la perra no está lista para reproducirse y no debe ser criada.

En la segunda fase del celo, conocida como estro, la vulva de la perra sufre una suave inflamación y continúa segregando un flujo vaginal. En esta etapa, el flujo vaginal se vuelve rosado o pajizo, y la perra es más receptiva a la reproducción. Durante esta fase, la perra puede mostrar comportamientos de atracción hacia los machos, como levantar la cola y permitir la monta. Es importante tener precauciones adicionales durante esta fase para evitar embarazos no deseados.

¿Cuánto tiempo dura el hinchazón de la vulva en mi perrita?

El hinchazón de la vulva en las perritas, también conocido como celo o estro, es una fase normal en su ciclo reproductivo. La duración de esta fase puede variar, pero generalmente dura entre 5 y 15 días. Durante este período, la vulva de la perra estará inflamada y puede haber un ligero sangrado.

Es importante tener en cuenta que el sangrado disminuirá a medida que avance el ciclo y la perra estará más receptiva a los perros machos que busquen aparearse con ella. Es posible que observes cambios en el comportamiento de tu mascota durante este tiempo, como un aumento del interés por salir al exterior o una mayor atención a los olores.

Es fundamental tener precaución durante el celo de tu perrita, ya que es en este momento cuando es más propensa a quedar embarazada. Si no deseas que tu mascota tenga crías, es importante tomar las medidas adecuadas para evitar el apareamiento, como mantenerla en un lugar seguro y controlado o usar ropa especializada para evitar el acceso de los machos.

¿Qué pasa si mi perrita tiene hinchada la vulva?

¿Qué pasa si mi perrita tiene hinchada la vulva?

Uno de los síntomas más comunes del celo en las perras es la hinchazón de la vulva. Esta inflamación es causada por los cambios hormonales que ocurren durante este período reproductivo. La vulva se hincha y se vuelve más prominente, lo que puede ser fácilmente visible.

Además de la hinchazón, otra característica del celo en las perras es el sangrado vaginal. Este sangrado es causado por la liberación de una sustancia llamada feromona, que es atractiva para los machos y les indica que la perra está en su periodo fértil. Este sangrado suele ser de color rojo claro y puede durar entre 7 y 10 días.

Es importante tener en cuenta que la inflamación de la vulva y el sangrado son síntomas normales durante el celo de una perra. Sin embargo, si notas que la hinchazón es excesiva, persiste por más tiempo de lo habitual o si hay otros síntomas como malestar, pérdida de apetito o cambios en el comportamiento de tu mascota, es recomendable que consultes a tu veterinario para descartar cualquier problema de salud.

¿Cómo puedo saber si mi perrita tiene una infección en la vulva?

La infección en la vulva de una perrita, también conocida como vulvitis, puede ser causada por diferentes factores como bacterias, hongos o parásitos. Algunos síntomas que pueden indicar que tu perrita tiene una infección en la vulva incluyen:

  • Secreción vaginal anormal: Si notas que tu perrita tiene una secreción vaginal anormal, como un líquido amarillento o con mal olor, esto puede ser un signo de infección.
  • Enrojecimiento e hinchazón de la vulva: Si ves que la vulva de tu perrita está enrojecida o hinchada, esto también puede indicar una infección.
  • Constante lamido de la zona: Si tu perrita se lame constantemente la vulva, esto puede ser una señal de que algo no está bien.
  • Malestar general: Si tu perrita se muestra apática, deprimida o muestra signos de dolor al orinar o defecar, es posible que tenga una infección en la vulva.

Es importante llevar a tu perrita al veterinario si sospechas que tiene una infección en la vulva. El veterinario realizará un examen físico, tomará muestras de la secreción vaginal para realizar pruebas y determinar la causa de la infección. Dependiendo del diagnóstico, el veterinario recomendará un tratamiento adecuado, que puede incluir medicamentos tópicos, antibióticos o antifúngicos.

¿Cuándo se desinflama la vulva de una perrita?

¿Cuándo se desinflama la vulva de una perrita?

El proceso de inflamación de la vulva en una perrita durante su celo es completamente normal y puede variar en cada animal. El celo de una perra suele durar aproximadamente tres semanas, durante las cuales la vulva se inflama debido a los cambios hormonales que ocurren en su cuerpo. Algunas perras pueden experimentar una inflamación más pronunciada que otras, lo que puede llevar a una mayor producción de fluidos.

Es importante tener en cuenta que cada perra es única y puede tener diferentes síntomas durante su celo. Algunas perras pueden no mostrar signos evidentes de inflamación de la vulva, mientras que otras pueden tener una inflamación más notable. Además, la duración y la intensidad del celo pueden variar de una perra a otra.

Si tienes alguna preocupación o duda sobre la inflamación de la vulva de tu perrita durante su celo, es recomendable consultar con un veterinario. El veterinario podrá examinar a tu mascota y brindarte orientación específica sobre su caso en particular.

Scroll al inicio