Savannah

La esterilización de un gato puede evitar muchos comportamientos erróneos. ¿Cómo se llega a esta decisión? ¿Cómo se produce? ¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿Es peligrosa la esterilización? ¿Cómo se recupera el gato? Intentamos responder a todas estas preguntas para ilustrarle sobre un acto no tan inofensivo.

¿Por qué esterilizar a un gato?

La esterilización puede evitar algunos comportamientos indeseables. Por ejemplo, un gato macho no castrado buscará hembras en celo. Puede pelearse con otros gatos para conquistar a su hembra, y así herirse, ser mordido o contraer otras enfermedades. La esterilización pone fin a este comportamiento.

Además, la esterilización de su gato evita que marque su territorio más de lo debido. Si no está esterilizado, el felino puede orinar sobre los muebles y las paredes de su casa para demostrar a las hembras su fuerza y poder. Su orina también desprende un olor desagradable para los humanos. Este reflejo de marcar el territorio se eliminará prácticamente con la esterilización.

Por parte de la hembra, su celo se repetirá una y otra vez, hasta que quede preñada y dé a luz una o varias camadas. Esto puede llegar a ser agotador para ella. Si no quieres correr ningún riesgo con un futuro embarazo, la castración es la mejor opción.

¿Desde cuándo?

Cuanto antes, mejor. Una gata puede ser esterilizada alrededor de los seis meses de edad, y antes de que entre en celo. Esto reduce en gran medida el riesgo de que se desarrollen tumores mamarios o se propaguen las infecciones. Su gata puede ser esterilizada sin haber tenido una o más camadas antes. Ya no sentirá la necesidad de aparearse.

En los machos, la esterilización puede realizarse a cualquier edad. La intervención quirúrgica consiste simplemente en extirpar los testículos. La castración es permanente y no suele suponer ningún riesgo para la salud de su gato. Sin embargo, una castración relativamente temprana (cuando sus testículos están completamente desarrollados) le impide aprender a marcar su territorio.

¿Qué técnicas se utilizan?

Puede elegir entre:

  • Esterilización química para su gato. Se le administran píldoras anticonceptivas y una inyección cada 6 meses. Esta esterilización no es definitiva, ya que puedes interrumpir el tratamiento si quieres tener una camada. Su hembra podrá aparearse y tener un embarazo.
  • Esterilización quirúrgica. Se extirpan los ovarios y el útero de la mujer, y los testículos del hombre. Es un acto irreversible.

¿Cómo se realiza la operación?

Se trata de una operación bastante básica para un veterinario experimentado si se opta por la esterilización quirúrgica. Unos diez minutos, como mucho media hora, son suficientes para operar a tu felino. Lo pondrán a dormir y el veterinario le quitará los genitales.

Su gata debería haber estado en ayunas durante unas 36 horas, frente a las 12 horas de un gato macho.

¿Existen riesgos?

No habrá tumores mamarios en una gata castrada quirúrgicamente. Sin embargo, la píldora anticonceptiva y las inyecciones son en realidad hormonas. A largo plazo pueden provocar el desarrollo de estos tumores e infecciones del útero. El único riesgo en un gato macho castrado sería el desarrollo de cálculos urinarios.

Por lo demás, un gato esterilizado será más tranquilo, menos activo. No caen en la depresión, tenlo por seguro, pero pueden tener menos ganas de moverse. Toda la agresividad desaparece. El único riesgo es que su felino tenga sobrepeso. De hecho, un gato esterilizado será menos activo. Sus necesidades nutricionales y energéticas disminuyen drásticamente. Es aconsejable adaptar sus comidas para que no sufra de obesidad.

¿Afecta esto a la esperanza de vida?

La longevidad de un gato esterilizado aumenta. De hecho, los estudios han demostrado que la esperanza de vida de un felino esterilizado varía de 14 a 18 años, frente a los 6 a 10 años de un gato no esterilizado. La explicación está en todo lo que ya te hemos contado: menos peleas, menos riesgo de lesiones, menos riesgo de desarrollar un tumor, menos huidas.

¿Qué precio?

Esterilizar a su gato cuesta dinero. Esto puede depender del profesional contratado para el trabajo, pero también de la reputación de la clínica, centro u hospital veterinario. Por término medio, hay que pagar unos 100 euros. Puede oscilar entre 60 y 80 euros para un hombre y más de 140 euros para una mujer.

Related Stories

Llegir més:

Elegir un perro plano

Tener un perro en un piso es posible, siempre que se elija una...

Perro de aguas español

Otros nombres: Grey Elkhound, Norwegian Elkhound, Norsk Elghund Gra El Grey...

El coste de la atención veterinaria para los perros

El Kennel Club es una organización canina británica muy activa fundada en 1873....

Haflinger

El Manx es un gato que tiene la particularidad de no tener cola....

Poule Cochin

La gallina de Cochin está llena de cualidades. Es muy gentil a pesar...

¿Cuáles son las diferencias entre los alimentos ecológicos y...

La comida ecológica para perros y la comida natural para perros son conceptos...