Problemas digestivos en los gatos

A lo largo de su vida, su gato puede experimentar problemas digestivos. Son bastante comunes y no significan necesariamente que su mascota esté enferma. De hecho, entre 12 y 24 horas de dieta suelen ser suficientes para remediar el problema. Excepto en los casos más graves. Le ayudaremos a ver con más claridad.

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Tumor gástrico
  • Enfermedades víricas
  • Infestación parasitaria
  • EII
  • Intolerancia alimentaria
  • Estreñimiento

El sistema digestivo en los gatos

Para entender el desarrollo de las enfermedades digestivas, es importante conocer mejor el sistema digestivo de su gato.

El sistema digestivo está formado por la cavidad oral (boca), el esófago que conecta la boca con el estómago, el estómago (dividido en varias regiones), el intestino delgado con el duodeno, el yeyuno y el íleon, el intestino grueso que se divide en el ciego y el colon, y el recto.

Como recordatorio, su felino mastica muy poco su comida. La digestión comienza en el estómago, que se sabe que es ácido. Entre las enzimas digestivas importantes, podemos mencionar la pepsina. La pepsina es importante para la digestión de las proteínas. Desde un punto de vista general, su digestión es muy buena.

Lo mismo ocurre con los hidratos de carbono, a pesar de una actividad bastante baja de las amilasas pancreáticas, y con las grasas, aunque se aconseja no añadir demasiadas a la dieta. Las grasas no tienen por qué afectar a la digestión de su gato, a no ser que sufra de insuficiencia pancreática.

El sistema digestivo de su felino es frágil, aunque el proceso de digestión sea rápido. El más mínimo cambio en la dieta puede provocar problemas.

Respetar la dieta de su gato

Respetar la dieta de su gato reducirá el riesgo de problemas digestivos. El alimento debe ser rico en proteínas animales (croquetas o puré) y en hidratos de carbono, pero con poca grasa. La comida debe contener suficientes vitaminas y nutrientes.

El sistema digestivo de tu gato es bastante corto, por lo que comerá varias veces al día. Es importante mantener a su gato bien hidratado para facilitar la digestión.

Trastornos digestivos

Existen varios tipos de trastornos digestivos y pueden ser más o menos graves. Todo depende de la causa.

  • Vómitos

Vómitos

No debe confundirse con la regurgitación, que se produce regularmente cuando su gato ha tragado la comida demasiado rápido. Los vómitos son una descarga refleja. Si es ocasional, no hay que alarmarse. Sin embargo, si se convierte en algo crónico en poco tiempo, debes consultar urgentemente a tu veterinario. Los vómitos, al igual que la diarrea, favorecen la deshidratación y debilitan a tu mascota.

Hay muchas causas de vómitos repetidos o agudos. Entre ellas se encuentran las infecciones víricas, los tumores, la insuficiencia renal, las hernias simples y las intoxicaciones alimentarias. A veces puede ser bastante benigno, como una acumulación de pelo en el estómago como resultado del acicalamiento.

  • Diarrea

Diarrea

La diarrea es un aumento de la frecuencia de las deposiciones, que además serán más blandas debido a un mayor contenido de agua. Esto provoca una deshidratación grave que, si no se detecta a tiempo, puede provocar la muerte. La diarrea nunca debe tomarse a la ligera, aunque tampoco hay que alarmarse por nada.

Pregúntate siempre si has incluido un alimento inusual en su plato. Esto explicaría tal reacción.

Sin embargo, la diarrea puede ser el resultado de una afección intestinal como una indigestión, una infección, una bacteria o incluso un parásito. Si su gato es anciano, no es inconcebible que la causa sea un tumor digestivo.

  • Gastritis

Gastritis

Es bastante común en los gatos. Suele provocar síntomas generales, como vómitos y un mal estado general. Sólo un examen exhaustivo por parte de su veterinario permitirá hacer un diagnóstico.

  • El tumor gástrico

El tumor gástrico

Esto sigue siendo más o menos raro en los felinos. Tienen la particularidad de atacar a los gatos de cierta edad. Algunas razas, sobre todo la siamesa, son más propensas a desarrollarla.

  • Enfermedades víricas

Enfermedades víricas

La más conocida es el coronavirus intestinal, que vive y se desarrolla en el intestino. Muchos gatos pueden convivir con este virus y vivir bien con él. De hecho, aunque algunos gatos tienen problemas digestivos moderados, muchos no muestran ningún síntoma de dicha enfermedad.

Sin embargo, el coronavirus puede mutar en una enfermedad mortal: la peritonitis infecciosa felina (PIF). La PIF es fatal. No existe ningún tratamiento para erradicarla, sólo para aliviar el dolor.

  • Infestación parasitaria

Infestación parasitaria

El sistema digestivo de su gato puede verse afectado por parásitos que le causarán hinchazón, vómitos, diarrea o lesiones en la piel. Los parásitos se alojan con mayor frecuencia en el intestino delgado, aunque el colon también es un buen lugar.

El tratamiento adecuado será administrado por su veterinario.

  • EII

EII

EII significa «enfermedad intestinal inflamatoria crónica». Es común en su felino. Afectan principalmente a los gatos inmunocomprometidos o sensibles en cuanto a su flora intestinal. Provocan problemas digestivos, como la diarrea, así como un debilitamiento del estado general. Todo esto es crónico.

Para completar el diagnóstico, su veterinario realizará una ecografía digestiva. Observará el estado del páncreas y del hígado para comprobar la ausencia de lesiones.

  • Intolerancia alimentaria

Intolerancia alimentaria

Puede denominarse alergia, pero también intolerancia y sensibilidad. Esta es una de las causas de los problemas digestivos de su gato.

  • Estreñimiento

Estreñimiento

Esto es común en su gato sedentario u obeso. A diferencia de la diarrea, es el resultado de una eliminación demasiado infrecuente de las heces, que por otra parte son bastante duras.

El estreñimiento también puede estar causado por una enfermedad, como la insuficiencia renal. Su gato debe recibir más agua, pero también más fibra. De nuevo, no dude en consultar a su veterinario si los síntomas persisten.

¿Qué tratamientos existen?

Ante un trastorno digestivo, el tratamiento puede consistir simplemente en un cambio en la dieta de su gato, incluyendo más fibra, más agua o eliminando un alimento que su mascota no tolera.

Si su gato vomita repetidamente, el profesional sanitario puede decidir darle antieméticos para que los tome con las comidas. Incluso pueden administrarse antiácidos o antibióticos en función del diagnóstico.

En resumen

Los problemas digestivos surgen por varias causas. Son diversas y pueden ir de leves a graves e incluso poner en peligro la vida.

Nunca debe alarmarse por los vómitos o la diarrea, pero debe preocuparse cuando se convierten en algo habitual sin causa aparente. Sólo un veterinario puede hacer un diagnóstico preciso.

Related Stories

Llegir més:

Seguro de salud Chow Chow

El Chow-Chow es un perro de aspecto fantástico con apariencia de oso de...

Transportar un caballo en avión

Nombre alternativo: Europeo de pelo corto El Europeo, o Europeo de...

Ojos Azules

El Ojos Azules es una raza de gatos bastante reciente, cuyos primeros ejemplares...

¿Cuánto cuesta una cobaya y dónde puedo comprarla?

Si hay una información muy sencilla sobre una serpiente, es su dieta. Este...

Dormir con su perro

¿Es una buena idea dejar que tu perro duerma a tu lado? Las...

Encuentre un champú ecológico para perros

En lo que respecta a los champús para perros, no hay más que...