¿Por qué mi gato babea?

Según la situación, el hecho de que el gato empiece a emitir abundante saliva puede preocupar al propietario. Afortunadamente, la hipersalivación no es necesariamente una manifestación de enfermedad o intoxicación. Al igual que puede ocurrir en los humanos o en los perros en determinados casos (excitación, apetito, etc.), existe en los gatos sanos. Por lo general, es cuando se asocia a otros síntomas que este fenómeno se vuelve preocupante y que el animal debe ser tratado por un veterinario lo antes posible.

Los gatos babean por diversos motivos, desde los más triviales hasta los más graves. Es esencial observar a su gato y cualquier cambio de comportamiento para evaluar la situación.

Las causas benignas de la hipersalivación

El término «hipersalivación» se utiliza para referirse a la producción excesiva de saliva en un ser vivo, incluidos los gatos. También se conoce como ptialismo. En otras palabras, el gato babea mucho, emitiendo un líquido espumoso o fluido.

En la mayoría de los casos, un gato que babea no es motivo de preocupación. Puede ser objeto de hipersalivación si está contento o para expresar su bienestar. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando acaricias a tu gato. El placer y la relajación que le produce este tratamiento se refleja en el babeo.

Algunos gatos babean mientras duermen. Se trata de un fenómeno que también puede observarse en humanos y perros. El cuerpo está relajado, incluida la boca, y nada impide que la saliva salga. De nuevo, por tanto, no hay nada de qué preocuparse.

Los tratamientos antiparasitarios también pueden causar hipersalivación en los gatos. Tras la aplicación del producto, el animal, como buen felino, empieza a lamerse el pelo instintivamente para acicalarse, ingiriendo así parte de la sustancia.

La hipersalivación también puede producirse en gatos que experimentan una situación nueva: mudarse de casa, visitar un lugar desconocido, viajar en coche…

Por último, algunos fármacos tienen la hipersalivación como efecto secundario. Si el veterinario lo ha mencionado en el momento de la prescripción, no hay razón para preocuparse. Siempre es mejor llevarlo a una revisión como precaución.

Gato que babea: ¿cuándo debo preocuparme?

Por otro lado, un gato puede empezar a babear por razones más serias. En tal situación, es vital que el gato sea llevado al veterinario lo antes posible para que éste pueda identificar con precisión la causa de la hipersalivación y determinar qué medidas tomar.

  • Infecciones y dolor en la boca: la hipersalivación en los gatos puede ocurrir si el gato sufre una lesión oral, una úlcera, una gingivoestomatitis (inflamación de las encías y de la mucosa oral) o una gingivitis bacteriana causada por el sarro.
  • Virus: Las infecciones virales pueden hacer que el gato babee. Entre ellas se encuentran la rinotraqueitis viral felina (comúnmente conocida como coriza) y la leucemia felina.
  • Trastornos renales: las enfermedades renales, como la insuficiencia renal crónica, también pueden provocar hipersalivación en los gatos.
  • Envenenamiento e intoxicación: ciertas sustancias o plantas y el contacto con ciertos animales pueden producir hipersalivación.

En general, si el gato que babea presenta otros síntomas, no dude en hacerlo examinar por el veterinario: vómitos, diarrea, depresión, cambios de comportamiento, pupilas dilatadas, convulsiones, presencia de sangre…

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...