¿Por qué estornuda mi conejo?

Lo que más gusta de los conejos es su naricita, que se menea constantemente, balanceándose hacia arriba y hacia abajo para olfatear el aire y estar sistemáticamente alerta. En el caso de los conejos, todo pasa por su nariz, al igual que todo pasa por la boca en el caso de los perros, por los ojos en el caso de los gatos o por las manos en el caso de nosotros. Aunque sea bonita, la nariz del conejo es una parte muy frágil, sensible a las agresiones externas, un lugar donde pueden desarrollarse rinitis (el resfriado del conejo), descargas y estornudos, que no son tan inofensivos.

¿Por qué la nariz del conejo es tan frágil?

Detrás de sus pequeñas fosas nasales, rodeadas de alas nasales que se unen a los labios superiores, se encuentra un complejo y estrecho sistema por el que circula el aire. La respiración nasal es obligatoria en el conejo, no puede hacerse por la boca. Por ello, las fosas nasales del conejo son muy sensibles y están muy expuestas a todo tipo de polvo, contaminantes, virus, etc. Cuando su conejo estornuda con demasiada frecuencia o tiene una secreción nasal líquida continua que pega el pelo alrededor de las fosas nasales, es un signo de irritación de sus fosas nasales, que evoluciona muy rápidamente hacia la inflamación.

Entonces nos referiremos a estos síntomas como coriza, nasofaringitis o resfriado común. Si no se realiza una consulta en esta fase para determinar los orígenes, rápidamente surgen complicaciones: una secreción espesa y purulenta, que es un signo de enfermedad, cuyos orígenes son a veces complejos.

La calidad del entorno es esencial

En cuanto aparezcan los primeros signos de moqueo, piense en controlar los factores de exposición a los que está sometido su conejo: aire demasiado seco, demasiado húmedo o demasiado caliente (> 25°C), polvo circundante, partículas que puedan emanar de la cama sucia o perfumada o resinosa, perfumes interiores, corrientes de aire, humo de cigarrillo, productos domésticos volátiles. Cualquier cosa puede irritar las mucosas nasales y desencadenar una inflamación. La alergia o la mala calidad ambiental son los primeros factores de la rinitis en los conejos. En esta fase, interviniendo rápidamente sobre el entorno y administrando un tratamiento antiinflamatorio adaptado al conejo, su confort respiratorio se recuperará rápidamente.

La coriza, una complicación infecciosa grave

Cuando su conejo presenta recidivas o cuando el tratamiento de una rinitis inflamatoria, alérgica o ambiental llega un poco tarde, podemos entonces sospechar una infección bacteriana secundaria, como una coriza, que aprovecha esta fragilidad para desarrollarse. Las bacterias que se identifican con más frecuencia y que son responsables de una secreción muco-purulenta, espesa y ligeramente amarilla son la pasteurella, la bordetella, el estafilococo y las pseudomonas. Su conejo tendrá entonces serias dificultades para respirar, puede oírse un sonido sibilante y una agravación pulmonar puede aparecer muy rápidamente debido al volumen pulmonar muy pequeño y a la estrechez de sus vías respiratorias.

Si estos síntomas progresan, las dificultades para comer y el debilitamiento del estado general de salud alterarán el sistema inmunitario, lo que dará lugar a una bronconeumonía. A menudo es necesaria la hospitalización, con radiografías de tórax para evaluar la gravedad de la enfermedad, tratamientos con antibióticos, nebulizaciones para ayudar al conejo a respirar y, a veces, sesiones terapéuticas con láser en los senos y las cavidades nasales.

Goteo nasal: ¿señal de otro problema?

Una particularidad del conejo es la posición a menudo anormal de sus dientes, a veces congénita como en las razas enanas o en el conejo Aries, a menudo debida a una falta de desgaste nutricional o a un traumatismo y complicada además por el crecimiento continuo que deforma el diente si no encuentra suficiente espacio en la cavidad bucal. Una infección dental puede dar lugar a una descarga directamente en la cavidad nasal, infectando el tracto respiratorio de su conejo como causa secundaria. Por lo tanto, es esencial una buena higiene dental y alimentaria. Las maloclusiones dentales deben tomarse en serio y tratarse a tiempo para evitar estas frecuentes complicaciones.

La temporada de espigas no está exenta de consecuencias, ya que también es posible encontrar estas ramitas de heno en las fosas nasales de su conejo. No es fácil de detectar, a menudo es después de múltiples recurrencias de rinitis, resistentes a cualquier tratamiento, que sospechamos de un cuerpo extraño. Para extraerla, es imprescindible una sedación profunda, ya que la nariz del conejo es tan estrecha y tan reactiva que es impensable colocar un endoscopio en ella y extraerla sin riesgo. A veces, estos picos que se alojan en lo más profundo de los tejidos destruyen progresivamente las estructuras nasales y óseas, la operación se vuelve entonces mucho más compleja. Por lo tanto, es importante estar atento cuando se acerca el verano y su conejo se instala en su jardín.

Por lo tanto, es muy recomendable el cuidado médico regular de su conejo, especialmente si lo ha mantenido en el interior, protegido del mundo exterior, ya que muchos problemas de salud están directamente relacionados con su entorno. Aunque llame a su conejo «Estornudo», una pequeña revisión es una buena manera de pasar el invierno sin un solo resfriado.

Related Stories

Llegir més:

Seguro de salud Chow Chow

El Chow-Chow es un perro de aspecto fantástico con apariencia de oso de...

Transportar un caballo en avión

Nombre alternativo: Europeo de pelo corto El Europeo, o Europeo de...

Ojos Azules

El Ojos Azules es una raza de gatos bastante reciente, cuyos primeros ejemplares...

¿Cuánto cuesta una cobaya y dónde puedo comprarla?

Si hay una información muy sencilla sobre una serpiente, es su dieta. Este...

Dormir con su perro

¿Es una buena idea dejar que tu perro duerma a tu lado? Las...

Encuentre un champú ecológico para perros

En lo que respecta a los champús para perros, no hay más que...