Necesidades de agua de los gatos

El agua es la fuente de toda la vida. Su gato no es una excepción. Su cuerpo está compuesto principalmente por agua. Necesita una hidratación adecuada por varias razones. ¿Cuánto puede beber al día? ¿Hay momentos en los que necesita beber más? ¿Qué hay que hacer en caso de deshidratación? ¿Deben beber sólo agua?

El agua es esencial para su gato. Sus necesidades están reguladas por su actividad, la temperatura corporal, la temperatura exterior y la alimentación. Todos estos parámetros determinan la cantidad de agua que se debe ingerir diariamente. Esto puede variar de un día a otro. Sin embargo, siempre debe haber una cantidad mínima para que no se produzca la deshidratación.

¿Para qué sirve el agua?

Al igual que los humanos, el agua permite a su gato regular su temperatura corporal. Mantiene el buen funcionamiento de todos los órganos vitales.

También permite a su gato digerir mejor su comida, pero también asegura la correcta distribución de las sales minerales dentro de su cuerpo.

La ingesta de agua es esencial y ayuda a combatir las enfermedades que pueden aparecer si su gato no recibe suficiente agua.

¿Qué cantidad de agua debe ofrecerse?

El cuenco de agua debe estar siempre disponible. Su gato debe beber todo lo que quiera, cuando quiera. Como regla general, tu gato beberá un cuarto de litro de agua si come 100 gramos de comida (estamos hablando de entre 40 y 60 ml de agua por cada kg de su peso). Esto es especialmente cierto en el caso de las croquetas secas, que favorecen la deshidratación. Si el perro se alimenta con puré, la propia comida ya es una fuente de agua.

No es fácil calcular con precisión la cantidad de agua que ingiere su gato. Sin embargo, debes vigilar su cuenca.

Los factores externos están obligados a afectar a su ingesta. Si hace mucho calor, su mascota necesitará beber más. En determinados momentos, el consumo de agua puede duplicarse o incluso triplicarse. Esto es especialmente cierto después de un ejercicio intenso o cuando la gata está amamantando.

Calidad a preservar

El agua debe estar limpia para poder ser consumida con seguridad. En principio, el agua del grifo no es un problema, a menos que haya demasiada cal. En este caso, el agua embotellada es adecuada. Recuerda limpiar bien el cuenco de agua de tu gato. No tiene sentido servirle agua limpia en un recipiente sucio. Esto sólo aumentará el riesgo de enfermedad.

Además, le recomendamos que sirva a su gato agua fresca cuando haga calor y agua más templada en invierno.

¿Cómo comprueba que su gato bebe lo suficiente?

La prueba del pliegue es una forma de comprobar que su gato no sufre deshidratación. En realidad, está comprobando la elasticidad de la piel.

Agárralo por la piel del cuello. Al soltarlo, la piel debería volver a su posición original. Si no lo hace, su gato no está bebiendo suficiente agua. Si se produce una deshidratación, debe consultar al veterinario lo antes posible.

¿Qué hacer si su gato se niega a beber?

Hay varias razones por las que su gato puede negarse a beber. Es posible que a su gato no le guste el agua que se le ofrece. Prefiere beber directamente del grifo. No está contento con su cuenco de agua.

En este último caso, es aconsejable cambiar a un recipiente transparente. Cambia el agua con más regularidad para animar a tu gato a venir a beberla.

¿Qué hacer si tu gato bebe demasiada agua?

Por el contrario, su amigo de cuatro patas puede estar bebiendo más de lo necesario.

Si su mascota bebe más de 100 ml por kg al día, esto se llama polidipsia. En este caso, debe consultar a un profesional de la salud lo antes posible.

Este comportamiento puede ser un signo de una enfermedad, como la diabetes o la insuficiencia renal. Sólo los exámenes médicos pueden determinar la causa de este inusual aumento del consumo de alcohol.

¿Puede beber algo más que agua?

No. El agua es la única bebida necesaria y vital para su gato. En contra de la creencia popular, la leche debe evitarse después del destete.

Aunque algunos gatos pueden digerirla bien, la mayoría son alérgicos a las proteínas de la leche o intolerantes a la lactosa. Su flora intestinal no está adaptada a la digestión de la leche, lo que puede provocar diarrea.

De hecho, la leche puede ser una bebida peligrosa para su mascota.

En resumen

Su gato debe beber unos 40-60 ml por kg al día. Se trata de un cuarto de litro de agua para un gato de 5 kg.

El agua es esencial y su consumo no debe subestimarse. Asegura el buen funcionamiento de los órganos del gato y la distribución de las sales minerales.

La más mínima deshidratación puede dañar gravemente el organismo del gato. El agua debe estar disponible continuamente.

Related Stories

Llegir més:

Cómo elegir un transportín para hámsteres

A lo largo de su vida, su serpiente deberá beneficiarse de unas condiciones...

Spaniel de juguete continental

Otros nombres: Papillon Spaniel, Phalène Spaniel, Continental Toy Spaniel El Continental...

Anorexia en conejos

Otro nombre: gallo de Brahma La gallina de Brahma puede ser...

Sabueso tricolor yugoslavo

Otros nombres: Stabyhoun, Stabyhound, Stabijhoun El Stabyhoun o Stabijhoun es un...

Seguro de salud para perros de aguas japoneses

El Spaniel Japonés, también conocido como Chin, es un perro de compañía. En...

Cómo elegir una caja de arena para gatos

La primera compra imprescindible cuando se acoge a un gato o gatito: su...