Hierbas medicinales para perros con problemas de riñón y vejiga

¿Por qué un perro puede tener miedo de los humanos? ¿Cómo podemos ayudarle a gestionar o incluso a superar este miedo?

  • Elección de la cría
  • Socialización

El miedo es un instinto natural de supervivencia en los perros y, para algunos, la protección frente a los humanos es una estrategia de supervivencia.

¿Cuándo puede un perro tener miedo a los humanos, qué se puede hacer para evitarlo y, sobre todo, cómo debe reaccionar si ya tiene miedo? Estas son algunas de las cuestiones que vamos a plantear en este artículo para ayudar a los dueños de los perros que tienen miedo a los humanos a, si no resolver, la situación.

¿Por qué el perro tiene miedo de los humanos?

Un perro puede tener miedo de los humanos por muchas razones. Depende de la situación, de si la situación se repite, de la sensibilidad del perro en cuestión, de la actitud del adiestrador, etc.

Sin embargo, hay dos razones principales por las que un perro puede tener miedo a los humanos:

  • El perro ha experimentado una o más situaciones traumáticas relacionadas con los humanos. El ejemplo más común es, por desgracia, el caso de los perros maltratados y golpeados.
  • El perro nunca ha sido socializado y no se ha encontrado con humanos regularmente durante su periodo de desarrollo. Este es el caso más frecuente de los perros que han vivido en perreras durante varios meses después de su nacimiento.

El perro temerá de forma natural lo que no conoce y también evitará de forma natural lo que no le produce satisfacción.

¿Cómo se puede evitar que un perro tenga miedo de los humanos?

Para evitar que un perro desencadene un miedo pánico a los humanos, es importante prestar atención a tres elementos esenciales:

La elección de la cría

Si quieres adoptar un cachorro de un criadero, es muy importante elegirlo bien. En efecto, la socialización del cachorro comienza mucho antes de su adopción, es esencial que el criador haya comenzado a socializar a su futuro cachorro desde sus 3 semanas.

Entonces, la elección del cachorro de la camada también será determinante. Aunque no es una ciencia exacta porque cada perro forjará su propia «personalidad» a lo largo de los meses/años de su vida, sí es posible pasar por alto un temperamento temeroso.

En efecto, al elegir un cachorro de la camada, si no quieres un sujeto potencialmente temeroso, preferiblemente no elijas el cachorro que se acerque a ti en último lugar o, peor aún, que no se acerque a ti y se esconda debajo de los muebles.

Socialización

A continuación, una vez que adopte a su cachorro, usted también dispone de unas semanas para continuar el proceso de socialización ofreciendo a su perro encuentros intra e interespecíficos de calidad (con otros perros pero también con otras especies: gatos, humanos, etc.) para que su cachorro se acostumbre a vivir nuevas experiencias a su lado pero también a conocer a otros individuos sin que esto tenga consecuencias negativas.

¿Sabías que? De 3 a 12 semanas de edad, el cachorro construye una especie de disco duro que le servirá de base de datos durante toda su vida. Durante este periodo, es muy importante dar al cachorro un Máximo: de experiencias diversas, pero sobre todo positivas, para que sea plenamente capaz de manejar nuevas situaciones en su vida.

Una actitud coherente

Algunos perros pueden ser temerosos y desconfiados por naturaleza. En este caso, hay varios puntos a tener en cuenta en relación con su actitud como adiestrador:

¿Cómo gestionar el miedo de un perro a los humanos?

Tratar el miedo de un perro a los humanos puede ser difícil, lento y tedioso. Es aconsejable buscar asesoramiento profesional sobre el adiestramiento y el comportamiento del perro para evitar cometer errores que podrían reforzar y agravar el problema.

Sin embargo, aquí hay algunos consejos sobre cómo lidiar con situaciones potencialmente problemáticas en el día a día:

  • Consejo 1: No ponga a su perro en una situación difícil. Es decir, no lleves a tu perro a zonas concurridas para evitar que se desencadene la hipervigilancia, que sólo agravaría el problema.

Llevar a su perro temeroso a una zona concurrida puede ser útil en la terapia de inmersión, pero no debe tomarse a la ligera. Es importante prepararse a sí mismo y a su perro de antemano, y trabajar gradualmente. Para ello, se debe consultar a un profesional.

  • Consejo 2: En la medida de lo posible, lleve a su perro a paseos en los que se encuentre con muy poca o ninguna gente, para que pueda relajarse y disfrutar plenamente de su vida como perro. No es necesario trabajar la desensibilización cada vez que se sale.
  • Consejo 3: ¡La actitud es la clave! Si usted está tan asustado como su perro, éste no se sentirá seguro y verá sus miedos como legítimos. Demuestra a tu perro que no tienes miedo y que estás ahí para guiarle.

Para conseguir este nivel de confianza, es importante reforzar la relación entre el adiestrador y el perro a diario, atendiendo a sus necesidades, estableciendo las normas de la casa, impartiendo breves lecciones de obediencia positiva, jugando con él, etc.

  • Consejo 4: No dude en reforzar la obediencia de su perro a diario para que confíe en usted en cualquier situación. Si confía en ti y coopera contigo, entonces podrás manejarlo mejor cuando esté bajo estrés.
  • Consejo 5: Para trabajar la desensibilización, (no me canso de insistir en ello) es necesario acudir a un adiestrador canino profesional que te ayude a mejorar poco a poco la situación, si no la resuelve.

Sin embargo, para que el trabajo sea eficaz y productivo, es importante no saltarse nunca ningún paso simplemente porque se quiera/necesite resolver el problema rápidamente. Las sesiones de habituación deben ser graduales, cortas, siempre positivas y regulares.

Uno de los ejercicios más «sencillos» de poner en práctica es el que podría llamarse «frío/calor»:

Y sobre todo, no vayas demasiado rápido. A veces hay que conformarse con una pequeña mejora o incluso con el simple hecho de que el perro no haya reaccionado.

La clave está en hacer entender poco a poco a su perro que los humanos no son peligrosos y que estar cerca de ellos puede ser a veces muy agradable.

Artículo anteriorHabanero
Artículo siguiente¿Por qué mi conejo es agresivo?

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...