Hidrocefalia en perros

La hidrocefalia es una enfermedad causada por un exceso de líquido cefalorraquídeo (LCR) que ejerce presión sobre el cerebro y hace que las cavidades cerebrales se expandan. La afección es grave y provoca daños permanentes o la muerte.

La hidrocefalia está presente, en la mayoría de los casos, desde el nacimiento (congénita), pero también puede producirse durante la vida del animal (adquirida).

Causas

Las causas dependen del tipo de hidrocefalia, que puede ser congénita o adquirida. Encontramos:

  • Un origen congénito: Varias razas de perros están predispuestas a este trastorno, en particular las razas pequeñas (Maltés, Boston Terrier, Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Cairn Terrier, Caniche Toy, Pug, Cavalier King Charles, Chihuahua, Lhasa Apso, Pomerania, Pekinés y Yorkshire Terrier).
  • Un origen adquirido: cualquier trastorno que cause una obstrucción al flujo del líquido cefalorraquídeo, como una hemorragia cerebral en un recién nacido, una deficiencia de vitamina A, una enfermedad inflamatoria intracraneal, una infección cerebral, un tumor cerebral…

Los síntomas

Las características físicas de la hidrocefalia suelen estar presentes desde el nacimiento. Los primeros síntomas neurológicos suelen aparecer entre los 2 y los 4 meses de edad, pero también pueden aparecer en la edad adulta.

Los signos de alerta de esta enfermedad difieren de un perro a otro. Depende de la raza y de la forma de hidrocefalia adquirida. Observamos:

Signos físicos:

  • cráneo abultado
  • crecimiento lento
  • estrabismo
  • aumento del tamaño del cráneo
  • persistencia de las fontanelas

Signos neurológicos:

  • agresividad
  • somnolencia
  • ataxia
  • ceguera
  • fotofobia
  • incontinencia urinaria o fecal
  • vómitos
  • desorientación
  • respiración respiración irregular
  • convulsiones
  • dificultades de aprendizaje
  • dar vueltas en círculos

El diagnóstico

Se requiere un examen veterinario completo para diagnosticar la hidrocefalia. El veterinario puede empezar por realizar un examen neurológico, probando los reflejos del perro y otras funciones cerebrales. Posteriormente, es necesario realizar exámenes adicionales, como pruebas de imagen (TAC, RMN), para confirmar la enfermedad. En efecto, estos últimos permiten visualizar la dilatación de las cavidades del cerebro.

El tratamiento

El tratamiento de la hidrocefalia puede ser médico o quirúrgico y consiste en ambos casos en reducir el volumen de LCR.

El tratamiento médico tiene como objetivo reducir la producción de LCR, mediante la acción de corticoides o inhibidores de la anhidrasa carbónica, administrados de por vida.

En algunos casos, la cirugía es necesaria. Esto permite la eliminación del exceso de líquido durante toda la vida del animal y garantiza unos buenos resultados a largo plazo. Es un procedimiento delicado y complejo que debe ser realizado por un especialista.

En los casos más graves, cuando el daño causado por la hidrocefalia es irreversible y perjudica significativamente la calidad de vida del perro, se puede considerar la eutanasia.

Artículo anteriorGolosinas para ratones
Artículo siguienteBasset de los Alpes

Related Stories

Llegir més:

Cómo elegir un transportín para hámsteres

A lo largo de su vida, su serpiente deberá beneficiarse de unas condiciones...

Spaniel de juguete continental

Otros nombres: Papillon Spaniel, Phalène Spaniel, Continental Toy Spaniel El Continental...

Anorexia en conejos

Otro nombre: gallo de Brahma La gallina de Brahma puede ser...

Sabueso tricolor yugoslavo

Otros nombres: Stabyhoun, Stabyhound, Stabijhoun El Stabyhoun o Stabijhoun es un...

Seguro de salud para perros de aguas japoneses

El Spaniel Japonés, también conocido como Chin, es un perro de compañía. En...

Cómo elegir una caja de arena para gatos

La primera compra imprescindible cuando se acoge a un gato o gatito: su...