Gallina de Pekín

El pollo de Pekín, antes llamado Bantam de Pekín, es mucho más que un perfecto pollo ornamental. Esta auténtica bola de plumas tiene una personalidad amistosa y cariñosa que la convierte en una maravillosa mascota. Estas gallinas, honestas ponedoras de huevos pequeños de color crema, son buenas madres y crían felizmente, por lo que son ideales para ampliar la población de su gallinero de forma natural.

Características físicas

Naturalmente enana, la gallina de Pekín es también de patas cortas y tiene una cola caída pero emplumada. Este es el caso tanto de las gallinas como de los gallos. Estos atributos contribuyen a su forma muy redonda, la anchura de una gallina de Pekín es casi igual a su altura. El plumaje es abundante, ¡ideal para los mimos!

Existe también una variedad rizada de gallina de Pekín, que ha sido claramente seleccionada por el hombre para obtener este plumaje rizado. El gen responsable de las plumas rizadas se desvanece con el paso de las generaciones.

Tamaño del huevo: 35g. Concha de crema.

  • Plumaje: negro, blanco, leonado, azulado, cuco, manchado, barrado, mille-fleur, lavanda, perdiz, perdiz plateada y una buena veintena más.
  • Ojos: Iris rojo o amarillo según el plumaje.

  • Pico: corto, arqueado, amarillo o córneo.
  • Cresta: pequeña, simple, dentada, roja.
  • Pecho: bastante profundo, lo que contribuye a su forma redondeada.
  • Paperas: pequeñas, rojas.
  • Tarsos: pequeños, amarillos o más oscuros, emplumados, 4 dedos.

Comportamiento y carácter

Las gallinas de Pekín no sólo son adorables en apariencia. También son las gallinas más amigables del gallinero. Son dóciles y curiosos, lo que crea un gran vínculo entre el humano y la gallina. Si buscas una gallina para abrazar, la Pekín es la que debes elegir. También es ideal con niños pequeños ya que tiene un carácter tranquilo y complaciente. No rasca mucho el suelo y no es de los que picotean las plantas.

Por supuesto, si mantiene más de una raza en su gallinero, tenga cuidado de no mezclar sus gallinas Pekín con razas demasiado dominantes, prefiriendo otras gallinas ornamentales como las gallinas Seda o Padua.

Alimentación

La gallina Pekín será feliz con una dieta estándar para gallinas ponedoras. Lo ideal son los pellets especiales o una mezcla de cereales con alto contenido en proteínas (trigo, cebada, maíz, avena). Como la gallina de Pekín no es una gran espigadora y no podrá encontrar insectos para complementar su dieta, asegúrate de que recibe una dieta equilibrada con algunas golosinas (cortezas de queso, carcasas de gambas…).

Reproducción

Fértil a los 6 meses aproximadamente, la gallina Pekín no es la mejor ponedora, pero al igual que otras razas enanas, puede ser muy reproductora y ser una excelente madre. El apareamiento puede ser complicado por la abundancia de plumas de la cola caídas, algunos criadores no dudan en recortar un poco las plumas alrededor de la cloaca.

Salud

Las gallinas de Pekín son las gallinas enanas con más plumas, incluso en las patas y los tarsos. Esto puede ser un problema, sobre todo cuando el tiempo es húmedo, ya que sus pies pueden quedar muy embarrados.

Por lo general, están sanos, pero aún así hay que protegerlos contra las infestaciones de ácaros como el piojo rojo y otras enfermedades o parásitos de las gallinas. Su esperanza de vida es bastante baja, unos 5-6 años.

Ubicación

Las gallinas Pekín son ideales para los criadores principiantes, debido a su tendencia a permanecer tranquilamente dentro de los límites que se les fijan. Unas simples vallas bien colocadas y un acogedor gallinero es todo lo que necesitan.

Pueden vivir en un espacio reducido, pero también les encanta estar fuera en el jardín y es poco probable que dañen el césped y los parterres. Si te imaginas criar pollos sin un corral o tienes un huerto urbano, los pollos Pekín son ideales.

A estas gallinas no les gusta el frío ni la humedad, así que asegúrate de tener un gallinero seco, como uno con patas.

Historia de la raza

La gallina de Pekín existe desde hace cientos de años y se originó durante la dinastía Qing en el Imperio chino.

Llegó a Europa durante las Guerras del Opio, tras el saqueo del Palacio Imperial de Verano de Pekín por fuerzas británicas y francesas en la década de 1860. Traído al viejo continente como un tesoro de guerra, tomado de las manos del Emperador Xianfeng. Bautizada como bantam de Pekín (enana de Pekín), fue presentada a la reina Victoria y pronto se convirtió en la gallina ornamental preferida de la sociedad avícola británica. La leyenda cuenta que la primera pareja de gallinas pequinesas importada a Inglaterra era de color leonado (buff) y que son los ancestros de todas las gallinas pequinesas de Europa.

Es más probable que el comercio que tuvo lugar después de este periodo permitiera una abundancia de ejemplares y plumajes diferentes en Europa, al igual que la gallina de Cochin.

Artículo anteriorElegir un perro mediano
Artículo siguiente¿Qué octodonte elegir?

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...