Evite que su perro ladre

Silenciar a un perro es antinatural y contraproducente. Los ladridos son una característica de nuestros amigos caninos, pero se vuelven difíciles de soportar y manejar cuando los ladridos son demasiado frecuentes. ¿Qué se puede hacer para reducir este problema de comportamiento?

No hay nada más natural para un perro que ladrar. Es la forma de expresar sus sentimientos. Expresa su alegría durante un reencuentro, su excitación durante el juego, su recelo cuando detecta un movimiento sospechoso, su hambre o su frustración. Los ladridos se vuelven problemáticos cuando son frecuentes.

Los ladridos son una molestia tanto para el propietario como para sus vecinos, lo que a veces puede dar lugar a conflictos vecinales. El problema surge principalmente por la noche o cuando el animal está solo en la casa. El objetivo no es evitar que el perro ladre del todo, sino que sus ladridos no se conviertan en una fuente de molestias.

¿Por qué ladra el perro?

Antes de intentar reducir los ladridos del perro, es importante entender las razones por las que el perro ladra. Ladrar es un comportamiento muy natural de nuestros amigos de cuatro patas. Puede tener diversas causas.

Los perros ladran cuando están excitados mientras juegan, cuando se alegran de ver a su dueño después de una ausencia de cualquier duración. También ladra cuando tiene hambre o está frustrado. También existe el ladrido de alerta, que se produce cuando el perro detecta lo que considera un movimiento sospechoso. Los ladridos también permiten al perro marcar su territorio y comunicarse con su entorno.

El miedo, la ansiedad y el aburrimiento son también algunos de los sentimientos que conducen al ladrido excesivo. Por lo tanto, la respuesta a los ladridos del perro depende de los acontecimientos que los provocan.

Acabar con los mitos

Una vez identificados los motivos de los ladridos, se pueden poner en marcha medidas para reducirlos. Sin embargo, hay algunas cosas que no deben hacerse y que a menudo se recomiendan.

Comenzando con el uso de un collar eléctrico antiladrido. Este dispositivo puede ser doloroso para el perro y hacerle sentir miedo o incluso agresividad. Además, no se ha demostrado su eficacia.

El castigo desproporcionado y los gritos tampoco son recomendables cuando el perro ladra demasiado. Por el contrario, estas reacciones pueden ser percibidas por el perro como una respuesta sistemática a sus ladridos, que a menudo se realizan para atraer la atención del propietario. Por lo tanto, lo mejor es ignorarlos, siempre que se esté seguro de que no se utilizan para señalar un peligro o una necesidad vital.

Buenos hábitos

Asegúrese de que su perro tenga unas buenas condiciones de vida: un lugar seguro y cómodo donde pasar los días y las noches, agua fresca a su disposición, suficiente estimulación física y mental durante el día, un juguete para masticar, etc. Un perro sano y feliz estará más dispuesto a vivir con su dueño. Un perro sano y feliz será menos propenso a ladrar indiscriminadamente.

Si el perro ladra mucho mientras el dueño está fuera, es aconsejable no responder a los ladridos nada más llegar a casa. Basta con esperar un poco hasta que el perro se calme antes de ir hacia él. También debes acostumbrarlo a que se quede solo.

Para ello, se puede utilizar el método «ficticio» de salir, por ejemplo, agitando las llaves o poniéndose el abrigo. Estos gestos, que se asocian en la mente del perro con una salida inminente, deben repetirse varias veces al día y en diferentes momentos, pero sin salir de casa. Poco a poco, el perro se agitará menos cuando el dueño se prepare para salir de casa. Si no hay mejora, siempre se puede consultar a un especialista en comportamiento canino para resolver el problema.

Algunos consejos para que deje de ladrar…

  • Distráigalo: Si ladra mucho en su presencia, intente distraerlo ordenándole que busque su pelota o que se tumbe en su cesta. Recompénsele cuando obedezca dándole golosinas.
  • La pistola de agua: Un pequeño chorro de agua puede ser suficiente para calmar a un perro que ladra demasiado, o incluso a varios. Por supuesto, no tiene sentido rociarlo mucho después de que ladre; nunca hará la conexión.
  • El collar de citronela: este collar antiladridos está equipado con un pulverizador que emite un olor a citronela -no muy apreciado por nuestros amigos de cuatro patas- cada vez que el perro ladra.

Related Stories

Llegir més:

Airedale Terrier

Otros nombres: Bingley-Terrier, Warfedale Terrier, Waterside-Terrier, Working-Terrier El Airedale Terrier es...

Masaje para gatos

Los gatos son, como los humanos, sensibles al tacto y algunos de ellos...

Laminitis en caballos

El tifus felino es una enfermedad vírica mucho más fácil de prevenir que...

La visión en los caballos

Difícilmente hay un perro más juguetón y alegre que un Bobtail japonés. Traerá...

Adoptar una rata

Tus gallinas ya no ponen cuando todo ha ido bien, y te preguntas...

Hipertiroidismo en gatos

Nuestros gatos viven ahora más tiempo gracias a la calidad de los cuidados...