Enfermedades de la piel en los perros

Los perros pueden sufrir diversas enfermedades de la piel. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de cualquiera de estas enfermedades pueden controlarlas eficazmente y garantizar que la salud y el bienestar del perro no se vean afectados negativamente.

Las enfermedades que afectan a la piel del perro suponen casi un tercio de las consultas veterinarias. Esto no es realmente sorprendente, dado que la piel es un órgano especialmente expuesto a las agresiones externas y que el equilibrio de su estructura natural es extremadamente frágil.

Los trastornos de la piel son muy variados. Sus niveles de gravedad son también muy variados. Existen tratamientos para la mayoría de estas enfermedades, pero deben aplicarse lo antes posible para maximizar su eficacia.

Enfermedades parasitarias

Diversos parásitos de la piel, como las pulgas, los piojos y las tiñas, pueden causar lesiones cutáneas, que a menudo dan lugar a picores y zonas marcadas.

Un ejemplo de ello es la demodecia canina, que se produce por la infestación de los folículos pilosos del animal por Demodex canis, un ácaro microscópico. Este parásito alargado es más frecuente en perros jóvenes (entre 3 y 12 meses de edad), aunque otros pueden ser portadores sin mostrar signos clínicos. Los perros mayores tampoco son inmunes a la demodecia canina cuando su sistema inmunitario es deficiente. Esta enfermedad provoca la pérdida de pelo en diversas zonas del cuerpo del perro. El tratamiento puede consistir en pastillas activas, baños acaricidas o pipetas.

La tiña es otra afección cutánea parasitaria causada por dermatofitos, hongos pertenecientes a las especies Microsporum canis y Trichophyton mentagrophytes. Da lugar a lesiones circulares, sin pelo, y suele ir acompañada únicamente de picor en sus formas avanzadas. Los principales tratamientos para la tiña incluyen medicamentos antimicóticos orales (azoles) y champús antimicóticos. En los perros más afectados, puede ser necesario el recorte.

Dermatitis bacteriana

Algunas enfermedades de la piel también pueden ser de origen bacteriano. Una de las bacterias más comunes es el Staphylococcus pseudintermedius. Es responsable de muchos piodermas localizados o generalizados. El tratamiento de estos piodermas se basa en la acción de los antibióticos combinados con champús antisépticos o emolientes.

Seborrea

Al igual que en los humanos, la seborrea canina corresponde a un exceso de sebo en la piel. Puede ser seco, dando a la piel y al pelaje un aspecto ceroso, o graso, haciéndolos aceitosos y pegajosos, además de producir un olor desagradable. La seborrea suele provocar caspa, pero no necesariamente prurito.

Alergias

Al igual que ocurre en los humanos, las alergias también pueden afectar a la piel del perro. El animal puede ser alérgico a una serie de sustancias y materiales naturales y sintéticos, que van desde las plantas hasta los plásticos, pasando por los productos de limpieza y ciertos medicamentos.

Tumores cutáneos

Los nódulos grandes y pequeños, los crecimientos y otras placas pueden ser manifestaciones características de los tumores cutáneos. Se producen por una multiplicación excesiva de las células tumorales y pueden progresar considerablemente.

No todos los tumores son malignos, pero deben extirparse lo antes posible para preservar la salud del perro. La extirpación quirúrgica de la masa tumoral es la medida más importante.

Related Stories

Llegir més:

Laminitis en caballos

El tifus felino es una enfermedad vírica mucho más fácil de prevenir que...

La visión en los caballos

Difícilmente hay un perro más juguetón y alegre que un Bobtail japonés. Traerá...

Adoptar una rata

Tus gallinas ya no ponen cuando todo ha ido bien, y te preguntas...

Hipertiroidismo en gatos

Nuestros gatos viven ahora más tiempo gracias a la calidad de los cuidados...

Pastor Catalán

El pastor catalán es un perro pastor originario de España. Es de tamaño...

¿Cuánto cobra un cuidador de mascotas?

Cada vez hay más cuidadores de mascotas y la oferta es cada vez...