Elija el sexo de su caballo

La leucemia felina, o leucemia felina debida al FeLV (virus de la leucemia felina), es una enfermedad infecciosa grave que está causada por un retrovirus, un virus de ARN envuelto. Se transmite de un gato a otro por contacto directo y por varias otras vías: peleas (mordiscos), lamidos, saliva, uso de accesorios comunes, transfusión de sangre, lactancia, apareamiento, etc.

No existe ninguna predisposición a la leucemia felina. Cualquier gato no vacunado es susceptible de estar infectado, independientemente de la raza. El riesgo de infección es aún mayor cuando el animal está frecuentemente al aire libre y/o en un entorno de grupo. No obstante, el gato puede ser portador del virus sin que se produzca la enfermedad, lo que no impide que transmita el virus a otros felinos. Sin embargo, los gatos jóvenes se infectan con más frecuencia.

Leucemia felina: su gravedad depende de la respuesta inmunitaria del gato

Pueden transcurrir varios años entre la infección por el virus FeLV y la aparición de los síntomas.

En un gato infectado, el virus se establece primero en los tejidos y órganos donde se encuentran las células del sistema inmunitario, antes de pasar a otros componentes del cuerpo, incluida la médula ósea. Por lo tanto, el virus alterará primero las defensas inmunitarias del animal, predisponiéndolo a infecciones oportunistas.

No obstante, el sistema inmunitario del gato puede ser lo suficientemente fuerte como para hacer frente a las primeras fases de la infección. También puede responder con menos eficacia, evitando la viremia (la presencia del virus en la sangre) y la afectación de la médula ósea, pero no el crecimiento viral en algunos tejidos.

Otra posibilidad es que las defensas naturales del gato hagan que la infección permanezca “latente” y pueda desencadenarse en una fase posterior, lo que se conoce como infección latente. Por último, y lo más temido, el sistema inmunitario puede fallar en la lucha contra el virus, permitiendo que éste ataque la médula ósea y mantenga su presencia en la sangre. Esto da lugar a la inhibición de la activación del sistema inmunitario, lo que se conoce como inmunosupresión.

El FeLV abre la puerta a otras enfermedades

Esta inmunosupresión causada por la leucemia felina deja el cuerpo vulnerable a una variedad de otras enfermedades.

El gato puede desarrollar tumores y cánceres en el tejido linfoide (linfoma), en el tejido subcutáneo (fibrosarcoma) o en las células sanguíneas inmaduras de la médula ósea (leucemia) porque el virus interrumpe el desarrollo de las células madre.

El animal afectado también está a merced de gérmenes, bacterias o virus que normalmente no suponen una amenaza grave, pero que aprovechan la debilidad de las defensas naturales para volverse muy agresivos. A continuación, dan lugar a las denominadas infecciones oportunistas. Un gato infectado puede desarrollar la PIF, por ejemplo.

La anemia, la incontinencia urinaria y diversos trastornos del sistema nervioso también son probables tras la leucemia felina debido a la proliferación del virus en la médula ósea.

Síntomas de la leucemia felina

Los síntomas de la leucemia felina suelen ser inespecíficos y varían según el grado de afectación, los tejidos y órganos afectados y la naturaleza de las infecciones oportunistas que se producen.

La pérdida de peso, el letargo, la fiebre y el aumento de tamaño de los ganglios linfáticos son algunas de las manifestaciones de la leucemia felina y las afecciones asociadas. También pueden producirse trastornos respiratorios y cardiovasculares: derrame pleural, soplo cardíaco, taquicardia, etc. Si la gata infectada está preñada, la muerte puede producirse en el útero o poco después del nacimiento de los gatitos.

La leucemia felina también puede provocar síntomas oculares (uveítis, etc.), nerviosos (mielopatía, anisocoria, etc.) y digestivos (vómitos, diarrea, anorexia, etc.).

El veterinario podrá diagnosticar la enfermedad mediante una prueba rápida, así como tomando una muestra de sangre que se enviará al laboratorio para realizar una prueba PCR.

No hay tratamiento para la leucemia felina. Los cuidados del gato enfermo se dirigen generalmente a las afecciones que ha provocado o ha permitido que se desarrollen debido a la inmunosupresión. El objetivo es aliviar los síntomas con la esperanza de mejorar la calidad de vida del gato.

En la leucemia provocada por el FeLV, las posibilidades de supervivencia suelen ser muy bajas; la muerte se produce en pocas semanas.

La leucemia felina sólo puede controlarse eficazmente mediante la prevención. Esto se hace vacunando al gato a partir de las 12 semanas de edad. A continuación se administra una primera inyección, seguida de una segunda tres semanas después. Las vacunas de refuerzo anuales también son esenciales. Por lo tanto, es muy recomendable vacunar a un gato que tenga acceso al exterior.

Un gato infectado por el virus debe ser aislado por dos razones: para evitar que infecte a otros gatos y para protegerlo de nuevas infecciones.

Related Stories

Posts relacionados:

Adoptar un gatito

Estás listo para dar el paso y adoptar un gatito que te acompañará durante...

Tailandés

¿Los gatos hablan? A veces dan la impresión de que lo hacen, especialmente cuando...

¿Cómo viajar con su gato en el coche?

Se acercan las vacaciones y no sabe si llevarse a su gato. Tras unos...

Ragdoll

La socialización es una etapa muy importante en la vida de su gatito. Es...

¿Qué es la alimentación cruda para gatos?

Alimentar a su gato según los principios de la alimentación cruda significa acercar su...

Pérdida de apetito en los gatos

Su gato es un gourmet, pero a veces es exigente. Si fuera por él,...

Enfermedades del ojo de gato

Su gato tiene una vista increíble. Sin embargo, los ojos de su gato a...

El mal aliento del gato

El mal aliento no sólo afecta a los perros, los gatos también se ven...

¿Por qué mi gato come hierba?

Se sabe que los gatos son carnívoros estrictos, es decir, que su dieta consiste...

Exótico

Otro nombre: Exótico de pelo corto El Exótico de pelo corto es la versión...

Cómo controlar el miedo de su perro a la...

Un perro que tiene miedo de su correa, ¡es increíble! Sin embargo, existe y...

Perros de servicio

El perro de servicio supone una gran diferencia para las personas con discapacidad, no...

Los 5 sentidos del perro

Los cinco sentidos del perro le permiten evolucionar en su entorno, percibir las cosas,...

Problemas urinarios en los perros

Los perros, al igual que los humanos o los gatos, están sujetos a trastornos...

La cama del perro

Las uñas de nuestros perros son importantes en muchos sentidos. Cuidarlos es una obligación,...