Elegir la silla de montar de su caballo

¿Qué es la osteofibrosis en los gatos? ¿Cuáles son las causas de esta enfermedad y cuáles son los efectos sobre la salud del animal? ¿Se puede tratar?

Los huesos del gato pueden verse afectados por diversas enfermedades, entre ellas la osteofibrosis. Aunque es poco frecuente, es especialmente debilitante para el animal, cuyo esqueleto se vuelve frágil y propenso a la deformación. Asociada a un defecto de mineralización, puede estar causada tanto por carencias (sobre todo de calcio) como por excesos de ciertos nutrientes. Esta enfermedad nos recuerda que es esencial dar a su gato una dieta equilibrada desde una edad temprana.

Osteofibrosis en gatos: una enfermedad ósea rara

Una enfermedad rara, la osteofibrosis en gatos es un trastorno de los huesos del animal causado por una deficiencia de minerales, en particular de calcio.

Esta enfermedad se observa sobre todo en gatos jóvenes, ya que durante su crecimiento, sus necesidades de minerales son importantes.

Cuando un gato padece osteofibrosis, es probable que sufra deformidades esqueléticas. También pueden experimentar dolor y sus huesos, debilitados por la falta de mineralización, pueden fracturarse más fácilmente. Por tanto, las consecuencias de la osteofibrosis en los gatos pueden ser graves.

Las principales causas de la osteofibrosis en los gatos

En la mayoría de los casos, las causas de la osteofibrosis son dietéticas. Un gato con una dieta desequilibrada es probable que se vea afectado, especialmente si la dieta es deficiente en calcio. La ingesta excesiva de ciertos nutrientes, como el fósforo y la vitamina D, también puede provocar osteofibrosis.

Con menor frecuencia, la osteofibrosis en los gatos puede ser una consecuencia de la insuficiencia renal, ya que es responsable de la hipocalcemia.

Síntomas de la osteofibrosis felina

La osteofibrosis en los gatos contribuye a una disminución de la densidad ósea, lo que hace que los huesos se dañen fácilmente.

El esqueleto debilitado se deforma y el gato comienza a cojear. El gato también puede tener dificultades para ponerse de pie.

En algunos casos, el gato puede mostrar dolor cuando se le toca en las zonas afectadas.

Un gato con osteofibrosis también tiene un mayor riesgo de fracturas, especialmente las que se producen a lo largo de los huesos.

Diagnóstico y tratamiento de la osteofibrosis en los gatos

Si se presentan uno o más de estos síntomas, el gato debe ser llevado a un veterinario para que realice un diagnóstico que confirme la osteofibrosis o derive a otra enfermedad.

Si el especialista sospecha de una osteofibrosis, la única manera de estar seguro es mediante una radiografía. El examen le permitirá entonces observar posibles deformaciones y lesiones óseas (fracturas, fisuras), pero también una disminución de la densidad ósea, llamada osteopenia.

Un gato con osteofibrosis demostrada debe recibir una dieta equilibrada. Se prescriben suplementos de minerales y vitaminas para corregir las carencias y, si es necesario, se reducen las fuentes de alimentación si se ha demostrado una ingesta excesiva.

Al mismo tiempo, se utilizan medicamentos para aliviar los síntomas: analgésicos, antiinflamatorios o anabolizantes para aumentar la masa muscular de su mascota.

Related Stories

Llegir més:

Seguro de salud Chow Chow

El Chow-Chow es un perro de aspecto fantástico con apariencia de oso de...

Transportar un caballo en avión

Nombre alternativo: Europeo de pelo corto El Europeo, o Europeo de...

Ojos Azules

El Ojos Azules es una raza de gatos bastante reciente, cuyos primeros ejemplares...

¿Cuánto cuesta una cobaya y dónde puedo comprarla?

Si hay una información muy sencilla sobre una serpiente, es su dieta. Este...

Dormir con su perro

¿Es una buena idea dejar que tu perro duerma a tu lado? Las...

Encuentre un champú ecológico para perros

En lo que respecta a los champús para perros, no hay más que...