El cuidado de una yegua preñada

El secreto de la popularidad del British Shorthair, tanto en su país de origen como a este y otros muchos lados del Canal de la Mancha, no es sólo su irresistible aspecto de oso de peluche. Su éxito con las familias se debe también a su carácter equilibrado y entrañable. Se muestra cariñoso con sus dueños y con los niños, pero también quiere ser independiente.

Construido todo en redondez y potencia, aprecia tanto los momentos de juego como los de descanso, en la comodidad y la seguridad del hogar.

Historia de la raza

Los ancestros del British Shorthair son gatos que fueron capaces de adaptarse al duro clima de las Islas Británicas, especialmente desarrollando un pelaje lo suficientemente denso como para protegerlos de la intemperie y el frío.

Harrison Weir , uno de los pioneros ingleses de la cría de gatos, fundador del National Cat Club y organizador de la primera exposición de gatos en Londres en 1871, desempeñó un papel destacado en el desarrollo del British Shorthair. De hecho, una hembra de la raza fue expuesta en esta primera exposición celebrada en el Crystal Palace . La gata no pasó desapercibida, con su hermoso pelaje azul y sus ojos ámbar.

Las dos guerras mundiales estuvieron a punto de acabar con la raza británica de pelo corto. Tanto en el periodo de entreguerras como después de 1945, muchos criadores se cruzaron con persas, luego con azules rusos y con algunos Chartreux, con el fin de reconstituir los efectivos. La incorporación del persa dio lugar a una versión de pelo largo del British Longhair. Al mismo tiempo, otros criadores trataron de preservar las líneas británicas de pelo corto. Sus esfuerzos acabaron dando sus frutos, ya que en la década de 1970 la raza británica de pelo corto ya no estaba amenazada.

En la actualidad, el British Shorthair es uno de los gatos más populares del Reino Unido.

Características físicas

Cuerpo: Semirrígido, corto, de constitución poderosa con músculos bien desarrollados. El cuello es fuerte y corto, los hombros y las caderas amplios, las piernas robustas. En general, las curvas predominan en la constitución de este gato.

Pelaje: corto, denso y bien alisado, dando una textura lanosa.

Color: Se admiten todos los colores.

Cabeza: Más bien grande y redonda. Las mejillas son llenas y bien definidas, el cráneo redondeado, la nariz corta y de buena anchura, el stop es sólo ligeramente marcado.

Ojos: Grandes, redondos, de expresión viva, de color uniforme e intenso.

Orejas: De tamaño pequeño a mediano, anchas en la base, colocadas muy separadas y con las puntas redondeadas.

Cola: Bastante corta, gruesa en la base, conservando casi el mismo tamaño hasta la punta que es redondeada.

Comportamiento y temperamento

El temperamento equilibrado del British Shorthair lo convierte en un compañero agradable para todos los miembros de la familia. Está muy apegado a su familia, pero sigue conservando cierta independencia. No es el tipo de gato que se comporta como un orinal con su dueño. Sabe ser discreto, tanto por su actitud como por sus pequeños maullidos.

Sin ser totalmente inactivo, el British Shorthair no se pasa el día corriendo. Es muy tranquilo, aunque de vez en cuando muestra sus habilidades atléticas cuando juega o explora su pequeño mundo.

El carácter tranquilo y a la vez juguetón del British Shorthair lo convierte en un amigo de los niños. Inteligentes, amistosos y curiosos, no rehúyen a los extraños, lo que también puede ser una desventaja cuando se trata de personas con malas intenciones.

¿Es el British Shorthair adecuado para usted?

Condiciones de vida

La gran adaptabilidad del British Shorthair le ha permitido adaptarse a todas las condiciones de vida, ya sean urbanas o rurales. Siempre buscan la comodidad y la seguridad de su hogar, pero siguen necesitando la libertad. Lo ideal es que dispongan de una zona exterior segura donde puedan explorar. También puede aprender a caminar con correa. Sin embargo, lo ideal es que lleve un arnés en lugar de un collar, para distribuir mejor la tensión en su cuerpo. Lo más importante es que el gato pueda salir al exterior con regularidad, mientras está protegido de diversas amenazas externas.

Salud

El British Shorthair es un gato generalmente sano, pero la raza es propensa a ciertas enfermedades, principalmente la poliquistosis renal (PKD) y la cardiomiopatía hipertrófica felina (HCM).

La poliquistosis renal se caracteriza por la formación de quistes en los riñones. Con el tiempo, se multiplican y se expanden, dando lugar a la insuficiencia renal.

La miocardiopatía hipertrófica felina es un síndrome de engrosamiento de los músculos papilares y del miocardio. Deteriora significativamente la función del corazón. Otras razas propensas al HCM son el British Longhair, el Maine Coon, el Ragdoll y el Sphynx.

Por lo demás, los cuidados regulares, la alimentación adecuada y las vacunas al día (tifus, rabia, coriza, leucemia felina) permiten al gato llevar una vida larga y de calidad.

Raza Hipoalergénica: No

Para protegerse de estos riesgos y asegurar a su gato en caso de problemas de salud, Habitat3 recomienda un seguro para gatos de pelo corto británico.

Esperanza de vida

Mínimo: 15 años

Máximo: 20 años

La esperanza de vida de un British Shorthair es de entre 15 y 20 años.

¡Calcule la edad humana de su British Shorthair!

Cuidados e higiene

El mantenimiento del British Shorthair es el mismo que el de los demás gatos. Consiste en un buen cepillado semanal del pelaje y la piel. El mantenimiento de este gato no plantea ninguna dificultad particular, pero esta labor no debe descuidarse, ya que de lo contrario su pelaje puede perder fácilmente su belleza y su vigor. De lo contrario, el pelaje del gato puede perder fácilmente su belleza y vigor, y su capacidad de protección puede verse afectada.

Por lo tanto, se recomienda un cepillado semanal meticuloso, pero debería ser diario durante el período de muda. Esto eliminará la mayor cantidad posible de pelo muerto, lo que evitará que acabe en el tubo digestivo en forma de tricobezoares gástricos (bolas de pelo). Otros cuidados esenciales se refieren a la zona de los ojos y las orejas (con lociones adecuadas y algodón), las garras (que hay que acortar regularmente, sobre todo si sale poco) y los dientes (1 o 2 cepillados por semana).

Precio y presupuesto

Precio de compra

Mínimo: 400

Máximo: 1800

El precio de compra de un British Shorthair está entre 400€ y 1800€.

Coste anual de mantenimiento

Mínimo: 150

Máximo: 300

El coste anual de mantenimiento de un British Shorthair oscila entre 150 y 300 euros.

Alimentación

Debido a que el British Shorthair puede tender a ser un poco menos activo y también es un gran comedor, corre el riesgo de sufrir obesidad. Por lo tanto, su dieta debe proporcionarles suficientes proteínas de calidad y, al mismo tiempo, pocas grasas. Los suplementos dietéticos, sobre todo los vitamínicos, pueden darse por consejo del veterinario.

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...