El cuidado de un perro ciego

Muchos perros pierden sus facultades visuales con la edad o la enfermedad, y en algunos casos se quedan totalmente ciegos. Pero la vida no se detiene para ellos. Su gran capacidad de adaptación les ayuda a desenvolverse, pero también hay que facilitarles las cosas y evitar accidentes.

¿Qué causa la ceguera en los perros? ¿Qué impacto puede tener esta discapacidad en la vida del animal? ¿Cómo se puede cuidar y ayudar al perro a diario? He aquí algunas de las respuestas a estas preguntas.

Las principales causas de ceguera en los perros

Con la edad y la enfermedad, la pérdida parcial o total de la visión es una de las discapacidades más comunes en los perros. Hay muchas causas de ceguera canina. A continuación se enumeran los más comunes:

  • Catarata: Se trata de una opacificación parcial o total del cristalino, una lente convergente dentro del ojo. La lente se vuelve gradualmente opaca. Un velo azulado cubre el ojo y la visión de su perro es cada vez menos clara. Puede conducir a la ceguera total en los casos más graves, pero la enfermedad puede curarse (mediante cirugía) si se detecta y trata a tiempo.
  • Glaucoma: enfermedad degenerativa del nervio óptico que provoca una pérdida gradual de la capacidad visual que comienza en la periferia y se extiende gradualmente hacia el centro del ojo.
  • Uveítis: Esta enfermedad ocular es una inflamación de la úvea, que es la zona intermedia pigmentada del ojo.
  • Dislocación del cristalino: se trata de la rotura del ligamento que mantiene el cristalino en su sitio, la lente que refleja la luz hacia la retina a través de la pupila.
  • Trastornos de la retina: puede tratarse de un desprendimiento de retina (separación de la retina de las membranas externas del globo ocular) o de una atrofia progresiva de la retina.
  • Opacidad de la córnea: la córnea, que es la parte frontal transparente del ojo, puede estar afectada por ulceración, distrofia o secuestro (o necrosis).

Todas estas enfermedades pueden conducir a la ceguera, ya sea de forma repentina o con un empeoramiento progresivo.

¿Cómo te das cuenta de que tu perro es ciego?

Su perro nunca se quejará de su pérdida de visibilidad. Sin embargo, hay varios síntomas que pueden ser visibles y provocar una reacción.

Es posible que su perro empiece a chocar con diversos objetos a su paso, muebles, sillas, personas. Su perro puede tener dificultades para orientarse. Puede parecer desorientado cuando se levanta de su perrera. Poco a poco se irá estresando. En la calle, el menor ruido le asusta. Su carácter puede cambiar y puede volverse temeroso o incluso agresivo.

Las consecuencias en la vida del perro

Por supuesto, la ceguera no está exenta de consecuencias en la vida del perro. El impacto de la ceguera en la vida del perro depende de si la pérdida de vista es gradual o rápida, o incluso repentina. Un perro que se ha quedado ciego en poco tiempo, tras un traumatismo por ejemplo, tardará mucho más en adaptarse a su nueva situación. Estará totalmente desorientado, a veces con pánico.

Un animal que ha perdido gradualmente sus facultades visuales habrá tenido tiempo de orientarse y utilizar sus otros sentidos (especialmente el olfato y el oído) para orientarse y llevar una vida casi normal. En cualquiera de los dos casos, se ve obstaculizado en su vida diaria, a veces chocando con obstáculos y posiblemente volviéndose temeroso en ciertas circunstancias.

¿Cómo podemos ayudarle en su vida diaria?

El potente sentido del olfato, la inteligencia y la capacidad de reacción de los perros les permiten adaptarse a la ceguera después de un tiempo. Sin embargo, para evitar accidentes y experiencias traumáticas, es posible ayudar al perro aplicando unas sencillas medidas:

  • Retire los objetos que puedan suponer un peligro para el animal.
  • No cambie el entorno del perro: el perro necesita tener un sentido de lugar en su entorno. Hacer cambios en el entorno, como mover muebles grandes, puede desestabilizar al perro.
  • Lleve siempre al perro con correa durante los paseos. Los ruidos del exterior pueden asustar al perro e incluso hacerle huir.
  • Combinar los comandos de voz con el tacto para facilitar la comprensión y la orientación.
  • Intenta pasar más tiempo con el perro para consolarlo. Esto puede hacerse prolongando las sesiones de cepillado, que siempre refuerzan el vínculo entre la mascota y su dueño.

Tenga mucho cuidado cuando se encuentre con otro perro. Como su perro no puede ver, cualquier reacción podría ser inadecuada o peligrosa para su salud y la de su interlocutor. Lo mismo ocurre con otros humanos que no conoce. Su perro puede experimentar un cambio de comportamiento debido a su ceguera. Si se vuelve temeroso o ansioso, puede ser más agresivo que en el pasado. Por lo tanto, es aconsejable llamarle por su nombre antes de realizar cualquier aproximación poco delicada.

Related Stories

Llegir més:

¿Debo esterilizar a mi hurón?

¿Cuáles son las razones por las que el propietario de un hurón necesita...

Airedale Terrier

Otros nombres: Bingley-Terrier, Warfedale Terrier, Waterside-Terrier, Working-Terrier El Airedale Terrier es...

Masaje para gatos

Los gatos son, como los humanos, sensibles al tacto y algunos de ellos...

Laminitis en caballos

El tifus felino es una enfermedad vírica mucho más fácil de prevenir que...

La visión en los caballos

Difícilmente hay un perro más juguetón y alegre que un Bobtail japonés. Traerá...

Adoptar una rata

Tus gallinas ya no ponen cuando todo ha ido bien, y te preguntas...