El accidente cerebrovascular en los perros

La apoplejía es mucho más rara en los perros que en los humanos. Puede ocurrir a cualquier edad. Es una enfermedad difícil de diagnosticar y con demasiada frecuencia se da como explicación de los trastornos neurológicos en el perro de edad avanzada.

Al igual que nosotros, los perros pueden sufrir un ictus. La apoplejía es un calvario difícil tanto para el perro como para su dueño, que a menudo se siente impotente ante el sufrimiento de su perro, además de estar muy preocupado por su salud. En efecto, un ictus puede tener consecuencias en el organismo, con secuelas más o menos graves. ¿Cuáles son las causas de una apoplejía? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Qué debe hacer si su perro sufre un derrame cerebral y cuál es el tratamiento?

¿Qué es un ictus?

Si quieres seguir leyendo este post sobre "El accidente cerebrovascular en los perros" dale click al botón "Leer más" y podrás leer el resto del contenido gratis. habitat3.cl es un sitio especializado en Mascotas. Si quieres completar de Leer el post no dudes de ssguir navegando por la web y suscribirte a las notificaciones del Blog.

Seguir leyendo

El ictus es la aparición repentina de problemas neurológicos debido a un mal funcionamiento del flujo sanguíneo en el cerebro de su perro. El ictus puede ser:

  • Hemorrágico: se denomina hemorragia cerebral, en el caso de una hemorragia importante en el cerebro, por ejemplo, como consecuencia de una intoxicación por rodenticidas anticoagulantes, hepatitis, malformación vascular o vasculitis
  • Isquémico: Un infarto cerebral se produce cuando una arteria está bloqueada por un obstáculo que provoca una mala perfusión cerebral, por ejemplo como consecuencia de la aterosclerosis, la hipertensión arterial, la vasculitis o un tumor
  • Secundario: a un traumatismo craneal

Al dejar de llegar a las zonas tisulares dependientes de los vasos bloqueados, la sangre deja de transportar oxígeno. Las células mal oxigenadas dejan de funcionar correctamente y el tejido se necrosa. Las secuelas son más o menos graves y pueden ser o no reversibles.

El ictus sigue siendo una enfermedad relativamente rara que se evoca con demasiada frecuencia para explicar los trastornos neurológicos de un perro viejo (ataque epiléptico, pérdida de equilibrio, parálisis…)

¿Cuáles son los síntomas de un ictus?

En la mayoría de los casos, no hay ningún indicio de que un accidente cerebrovascular sea inminente. Los síntomas son agudos o incluso superagudos, a menudo asimétricos como la parálisis de un lado de la cara, la dificultad para tragar, la falta de uso de una pata y, a veces, más generales como la pérdida de equilibrio o una convulsión.

A veces, ciertos síntomas preceden a la aparición de la convulsión: debilidad repentina, mirada fija, falta de reacción de su perro o chasquido de las mandíbulas. El perro puede encontrarse de lado, consciente o inconsciente y temblando con restos de vómito cerca de él. Es posible que no responda a tus llamadas durante mucho tiempo.

Cuando un perro sufre un ictus, lo primero que hay que hacer es mantenerlo tranquilo para que no se estrese demasiado y, a continuación, ponerse a su lado para tranquilizarlo: hablarle, acariciarlo, para ver si puede responderle y observarlo con detalle. Si es posible, puedes filmarlo para enseñarle el vídeo a tu veterinario.

Tenga en cuenta que si su perro tiene un ataque epiléptico, este consejo no es aplicable. No siempre es consciente y puede morderte sin querer. En este caso, hay que dejarlo en la oscuridad y lo más tranquilo posible para limitar los estímulos externos y reducir la intensidad de la convulsión o incluso permitir que se detenga. Si la convulsión dura más de 10 minutos y no cesa, debes llevar a tu perro en este estado al veterinario, pero ten cuidado.

En todos los casos, es urgente llevar al perro al veterinario, independientemente de que su comportamiento haya vuelto a la normalidad o de que los signos persistan.

En el veterinario

Su veterinario se hará cargo de su perro si todavía está en crisis y lo estabilizará al principio. A continuación, en cuanto su perro deje de tener convulsiones, le realizará un examen clínico completo, así como un examen neurológico para localizar el daño y evaluar la gravedad del mismo mediante la comprobación de las conexiones nerviosas. Le propondrá los exámenes necesarios para hacer un diagnóstico.

Se pueden considerar varios tipos de exámenes, desde análisis de sangre, ecocardiografía, electrocardiografía, escáner cerebral o resonancia magnética, según la causa que se sospeche (aneurisma, hipertensión, tumor, etc.).

El médico puede entonces prescribir un tratamiento para los problemas identificados. Si no se identifica ninguna causa, los tratamientos consistirán en actuar sobre las lesiones causadas por el ictus y ayudar a su compañero en su rehabilitación (fisioterapia, hidroterapia…).

Las secuelas de un ictus

Si no se ha identificado ninguna enfermedad específica y el ictus sigue siendo la única hipótesis de los trastornos expresados por su perro, existe la posibilidad de que los síntomas se estabilicen y mejoren. Si es así, es probable que haya una causa aún no identificada del deterioro de su perro.

La rehabilitación puede tener una duración indefinida y suele extenderse a lo largo de un periodo prolongado. El objetivo de la rehabilitación es reducir, en la medida de lo posible, los daños y la discapacidad causados por el ataque. Durante el periodo de convalecencia, su perro debe estar tranquilo y descansado, alimentado adecuadamente y cuidado.

El pronóstico del ictus es generalmente bueno, pero puede ser malo en los casos de traumatismo craneal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio