Cuidados veterinarios para cobayas

Tu cobaya puede vivir muchos años si está sana. Hay que cuidarlo con atención diaria. En caso de emergencia, debe acudir a un veterinario del NAC que le proporcionará los cuidados adecuados. Tanto los cuidados clásicos como los especiales, dependiendo de la patología de su roedor.

La elección del veterinario (especialista en NAC)

La elección del veterinario es importante. Su veterinario no sólo esterilizará a su cobaya. No, también será tu confidente. Debe ser una persona de confianza, tanto para usted como para su mascota. Su delicadeza y destreza deben ser excelentes. Sus habilidades también deben ser excelentes.

Por lo tanto, le aconsejamos que elija un veterinario NAC. No sólo será un generalista. Habrá seguido un escrupuloso curso de formación (UNISVET) que le permitirá obtener un diploma europeo reconocido expedido por el Colegio Europeo de Medicina Zoológica. Su conocimiento de la CNS será innegable.

Estos conocimientos serán de gran ayuda en el diagnóstico de las enfermedades de su cobaya. En el diagnóstico, pero también en el tratamiento que se da, que suele ser más adecuado porque es más preciso. Cada roedor es diferente, y tu cobaya no es una excepción. Un veterinario generalista también podrá obtener muy buenos resultados, pero su desconocimiento de las CNS, debido a un campo que no fue cubierto en su formación, podría ser un hándicap.

Preparación de la visita al veterinario

Una visita al veterinario, por pequeña que sea, es estresante para tu cobaya. Su mascota debe ser colocada previamente en una jaula de transporte especialmente diseñada. Hay que proporcionarle las necesidades básicas de la vida, como una caja de arena, un lugar de descanso y un cuenco de comida y agua. No escatimes en comodidad. Aunque el viaje sea corto, su estrés nunca debe ser demasiado alto. Tranquilícelo y acarícielo antes de la visita. No debe ver al veterano como un enemigo, sino que debe verlo como un juego. Sí, es más fácil decirlo que hacerlo.

Cuidados de rutina

Los cuidados de rutina son bastante sencillos, básicos y similares a los que se pueden hacer con muchos roedores. Como primer paso, su veterinario observará el estado de sus dientes. La cavidad oral es importante para la cobaya, ya que le permite comer, pero también hacer funcionar su flora intestinal.

Además, los ojos serán inspeccionados en cada visita para detectar infecciones. Su veterinario también revisará el pelaje. El pelaje debe ser hermoso, brillante y libre de suciedad. Esto sería un signo de posible diarrea. Se le tomará la frecuencia cardíaca.

Exámenes complementarios

Lamentablemente, en los casos más graves, el veterinario tendrá que intervenir quirúrgicamente. Esto es necesario, por ejemplo, en el caso de un tumor o un absceso. También puede ser el caso de un problema dental tras un examen de la cavidad bucal.

El profesional sanitario podrá realizar exámenes adicionales cuando lo considere necesario. Esto puede ser en forma de un análisis de sangre o una tomografía computarizada para aclarar el diagnóstico.

No existe ninguna vacuna para su cobaya. Sin embargo, puede optar por esterilizar a la hembra o castrar al macho. Así se evita el calor y el comportamiento fluctuante según el periodo. Su macho habrá reducido la agresividad y su deseo de marcar su territorio pasará.

Tenga en cuenta que las cobayas suelen sufrir problemas dentales. Esto puede llevar a la pérdida de apetito, a la pérdida de peso y, por lo tanto, a condiciones que amenazan la vida. Deberías vigilarlo de cerca. En caso de emergencia, acude al veterinario.

Visitas de control

Las visitas de control no son obligatorias, pero son útiles. De hecho, le permiten hacer un repaso rápido, pero preciso, de la salud de su cobaya. Un chequeo completo que le tranquilizará tanto como demostrará la buena salud de su roedor.

Durante este, su NAC veterinario procederá paso a paso. Pesará a su mascota, le tomará la temperatura, analizará su dentadura y le tomará el ritmo cardíaco. La más mínima anomalía será detectada y, tomada a tiempo, podrá ser tratada.

Una revisión permite anticiparse a una posible patología y tratarla antes de que empeore. También permite a su veterinario tomar nota de los gestos buenos y malos que tiene. Él podrá aconsejarte, sobre todo si es la primera cobaya que tienes en casa.

El coste

La cirugía de un tumor o un absceso supondrá inevitablemente una factura de varios cientos de euros. Estos son los procedimientos más caros. Por regla general, su cobaya no requiere un gran gasto sanitario. Una visita rutinaria costará entre 30 y 50 euros. Todo depende del veterinario que conozcas y del centro.

En resumen

No es necesario vacunar a tu cobaya. Los cuidados veterinarios consisten esencialmente en una revisión de sus dientes, su pelaje, sus ojos y su ritmo cardíaco. Por supuesto, pueden aparecer síntomas que sugieran una enfermedad. En este caso, su veterinario realizará una serie de exámenes que considere oportunos para detectar las causas y tratarlas lo antes posible. Nunca olvides que la prevención es tu mejor aliado.

Artículo anteriorCómo evitar que su gato se rasque
Artículo siguienteGallina de Wyandotte

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...