Cremación tras la muerte de un perro

La muerte de un perro es un auténtico calvario para todos los propietarios. Las secuelas y los pasos a seguir no son cosas en las que queramos pensar. Sin embargo, es importante no descuidar este paso, por el bien de todos. La cremación es una solución elegida por muchos propietarios, ya que no siempre es posible enterrar al perro.

  • Los diferentes tipos de cremación

La cremación de un perro también evita la prestación y puede proporcionar un momento de recogimiento en este difícil período. Puede ayudarle a seguir adelante mientras honra la memoria de su fiel compañero.

¿Cómo se incinera un perro?

La cremación de una mascota es muy parecida a la de un ser humano. Los restos del perro se introducen en un horno crematorio y se someten a intensas temperaturas para reducir la materia orgánica a cenizas y huesos. El proceso puede durar hasta unas dos horas, dependiendo del tamaño del perro. Para un perro de 40 kg o más, la incineración no es posible.

Los diferentes tipos de cremación

  • Cremación de referencia: su perro se coloca en un compartimento privado y separado de la cámara de cremación. Una placa acompaña a su perro desde la cremación hasta la urna para garantizar su identidad. De este modo, puede estar seguro de que sólo recibirá sus cenizas.
  • Incineración privada: puede asistir a la incineración en una funeraria mientras se lleva a cabo y recoger las cenizas de su mascota fallecida al final de la ceremonia. Este tipo de cremación puede a veces facilitar el proceso de duelo.
  • Cremación plural: su mascota será colocada en la cámara con otros animales. De hecho, las cenizas no se le devuelven, sino que se entierran en un lugar específico.

¿Cuáles son los procedimientos de incineración?

Hay varias opciones disponibles en tales circunstancias. Si no tienes fuerzas para hacerlo tú mismo, puedes pedirle a tu veterinario que lo haga. Declarará la muerte de su perro al I-CAD (Fichero nacional de identificación de carnívoros domésticos), se pondrá en contacto con un crematorio para organizar el transporte de su mascota y rellenará por usted el acuerdo de cremación, que es obligatorio para la incineración del animal. Este documento debe incluir la siguiente información:

  • El nombre de su perro
  • Su número de identificación
  • Su raza
  • Su edad, la fecha de fallecimiento y las circunstancias del mismo.
  • La fecha de incineración del animal y el tipo de incineración (referencia o plural).

Si decide hacer todo esto usted mismo, también es necesario proporcionar al crematorio un certificado de defunción, que debe ser emitido por un veterinario.

Algunos crematorios le permiten llevar usted mismo los restos de su perro al crematorio y organizar con usted el cuidado de su mascota, así como el servicio funerario. En este caso, deberá ponerse en contacto con su crematorio local con antelación.

¿Dónde van las cenizas de mi perro?

Si elige un entierro masivo, las cenizas de su perro se enterrarán en una zona designada con las cenizas de otros animales presentes en la sala en el momento de la incineración.

En el caso de una incineración individual, usted dispondrá de las cenizas de su mascota de la forma que considere oportuna. Tenga en cuenta que las cenizas no necesariamente se le entregan inmediatamente después de una cremación individual. Esto ocurre sobre todo cuando usted no está presente, en cuyo caso las cenizas se devuelven al veterinario, que puede recogerlas. Luego puedes guardarlos en una urna funeraria o en una joya cineraria, también puedes enterrarlos en tu jardín o esparcirlos en un lugar que tenga significado para ti y el recuerdo de tu perro. Algunos crematorios también ofrecen el esparcimiento de las cenizas en un jardín conmemorativo.

Después de la incineración, el dolor de la pérdida de su perro permanece, como el de cualquier otro miembro de la familia. Por ello, muchas personas consideran que crear un monumento para su mascota puede ayudarles a elaborar el duelo. Puede tratarse de una placa con el nombre de su mascota fallecida o de la plantación de un árbol bajo el que descansen sus cenizas. Un último homenaje a su perro simboliza el ciclo de la vida y le permite recordarlo.

¿Cuánto cuesta incinerar un perro?

La incineración de un animal de compañía puede costar entre 60 y 300 euros, según el tamaño del animal y los servicios elegidos. Por ejemplo, la incineración individual de un perro de 10 kg cuesta unos 80 euros.

Si el perro es transportado por un proveedor de servicios, puede costar hasta 100 euros. A este importe, si se elige una de estas opciones, hay que añadir el precio de una urna decorativa o una joya cineraria.

Incineración de perros con Esthima

En un momento tan complicado, puede ser beneficioso estar acompañado paso a paso por un profesional, que se encargue de todos los pasos y le guíe en el proceso. Este es el caso de Esthima, una empresa especializada en la incineración de nuestros compañeros fallecidos, capaz de gestionar la incineración directamente con usted o su veterinario, ofreciéndole la posibilidad de elegir el tipo de funeral que desea para su mascota. Sólo tiene que llamar al centro más cercano de los 15 que hay en Francia y Esthima le acompañará a la ceremonia que elija, y es posible llevar usted mismo a su mascota al centro de incineración.

Related Stories

Llegir més:

La visión en los caballos

Difícilmente hay un perro más juguetón y alegre que un Bobtail japonés. Traerá...

Adoptar una rata

Tus gallinas ya no ponen cuando todo ha ido bien, y te preguntas...

Hipertiroidismo en gatos

Nuestros gatos viven ahora más tiempo gracias a la calidad de los cuidados...

Pastor Catalán

El pastor catalán es un perro pastor originario de España. Es de tamaño...

¿Cuánto cobra un cuidador de mascotas?

Cada vez hay más cuidadores de mascotas y la oferta es cada vez...

Lapphund finlandés

Otros nombres: Korean Jindo, Korean Jindo Spitz, Korean Jindo Dog El...