Cómo se hace una abeja reina: el proceso de selección y desarrollo.

Normalmente no hay más que una abeja reina en una colmena. Si muere, las obreras crean una nueva abeja reina alimentando a una de las obreras con una dieta especial, la jalea real. Este elixir hace que la abeja obrera se desarrolle y se convierta en una reina fértil.

La jalea real es una sustancia secretada por las glándulas hipofaríngeas de las obreras jóvenes. Contiene una combinación única de proteínas, lípidos, carbohidratos, vitaminas y minerales, además de hormonas y factores de crecimiento. Esta dieta especial hace que la abeja obrera seleccionada se desarrolle de manera diferente a las demás y adquiera las características y funciones de una reina.

Si quieres seguir leyendo este post sobre "Cómo se hace una abeja reina: el proceso de selección y desarrollo." dale click al botón "Leer más" y podrás leer el resto del contenido gratis. habitat3.cl es un sitio especializado en Mascotas. Si quieres completar de Leer el post no dudes de ssguir navegando por la web y suscribirte a las notificaciones del Blog.

Seguir leyendo

Durante los primeros tres días de vida, la abeja obrera seleccionada es alimentada exclusivamente con jalea real. A partir del cuarto día, se le mezcla jalea real con polen y néctar para completar su alimentación. Este cambio en la dieta estimula la producción de órganos reproductivos y el desarrollo de glándulas especializadas.

A medida que la abeja obrera se desarrolla y se convierte en una abeja reina, su tamaño y apariencia cambian notablemente. La reina es más grande que las obreras y tiene un abdomen más largo. Además, sus alas son más cortas y no tiene el aparato de recolección de polen ni de néctar que tienen las obreras.

La abeja reina es la única hembra fértil en una colmena y su principal función es la reproducción. Puede poner hasta 2.000 huevos al día y puede vivir varios años, a diferencia de las obreras que viven solo unas semanas. La presencia de la abeja reina es vital para la supervivencia de la colmena, ya que es la encargada de mantener la población y la continuidad de la especie.

La creación de una nueva abeja reina es un proceso fascinante y esencial para la supervivencia de las colmenas. Gracias a la alimentación con jalea real, las obreras pueden seleccionar y transformar a una abeja obrera en una reina fértil que garantizará la reproducción y el crecimiento de la colmena.

¿Cómo se crea la abeja reina?

El ciclo biológico de la abeja reina es un proceso fascinante que comienza con la postura de un huevo por parte de la reina en una celda especial. Este huevo tarda aproximadamente 3 días y 5 horas en eclosionar, dando paso a la etapa larval de la abeja reina. Durante esta etapa, la larva se alimenta de una sustancia llamada jalea real, que le proporciona todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

Después de 5 días, la celda que alberga a la larva es operculada, lo que significa que es sellada con cera por las abejas obreras. Esto marca el comienzo de la etapa de prepupa y pupa, que dura alrededor de 7 días. Durante esta etapa, la abeja reina experimenta una transformación física completa, desarrollando sus órganos reproductivos y su sistema de vuelo.

Una vez completada la etapa de pupa, la abeja reina está lista para nacer. Rompe el capullo con la ayuda de sus mandíbulas y emerge como una abeja adulta completamente desarrollada. En este momento, la abeja reina está lista para asumir su papel en la colmena, siendo responsable de la reproducción y la supervivencia de la colonia.

¿Cómo se elige a la reina de las abejas?

¿Cómo se elige a la reina de las abejas?

Una vez seleccionadas las larvas, las obreras las cuidarán de forma escrupulosa hasta su nacimiento. Durante este período, las obreras alimentan a las larvas con una sustancia especial llamada jalea real, que contiene todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. La jalea real también contiene una alta concentración de hormonas, lo que contribuye a la diferenciación de las abejas reinas.

Una vez que las abejas reinas han nacido, comienza la pelea por el trono. Esta lucha de abejas reinas es una batalla de fuerza y resistencia, donde las abejas se enfrentan entre sí hasta que solo queda una: la más fuerte. Durante esta pelea, las abejas reinas utilizan sus mandíbulas y patas para luchar, intentando derrotar a sus oponentes y establecer su dominio.

La abeja reina que logra sobrevivir a esta pelea se convierte en la líder de la colmena y tiene el papel crucial de poner huevos y asegurar la supervivencia de la colonia. Es importante destacar que esta pelea no es una cuestión de sangre real, sino una competencia natural entre las abejas reinas para determinar quién es la más apta para liderar.

¿Cómo una abeja se convierte en reina?

¿Cómo una abeja se convierte en reina?

La abeja reina es una de las tres castas que tienen las abejas melíferas. Es la única hembra fértil que pone huevos fecundados que dan origen a abejas obreras infértiles y pone huevos no fecundados que dan origen a zánganos fértiles, por un mecanismo denominado partenogénesis. La transformación de una abeja obrera en abeja reina es un proceso conocido como “realización”.

Para que una abeja obrera se convierta en reina, se necesita que la colonia tenga la necesidad de reemplazar a su reina actual. Esto puede suceder por diversas razones, como la muerte de la reina, la vejez o una disminución en la capacidad de poner huevos. Cuando la colonia detecta esta necesidad, las abejas obreras comienzan a elegir una o varias larvas de obreras jóvenes para convertirlas en reinas. Estas larvas son alimentadas con jalea real, una sustancia rica en nutrientes que promueve el crecimiento y desarrollo de las reinas.

¿Cómo se fecunda a la reina?

¿Cómo se fecunda a la reina?

Los zánganos son los elementos masculinos de la colonia y su función principal es fecundar a las reinas en los vuelos nupciales. Están desprovistos de aguijón y se identifican facilmente por sus grandes ojos compuestos. Durante la temporada de reproducción, las reinas vírgenes realizan vuelos nupciales en los que son perseguidas por los zánganos. Estos vuelos suelen tener lugar en días soleados y cálidos.

Una vez que una reina es alcanzada por un zángano, ocurre la fecundación. Durante el apareamiento, el zángano inserta su aparato reproductor en la reina y transfiere su esperma. Las reinas almacenan el esperma en una estructura llamada espermateca, que les permite fertilizar los huevos a lo largo de su vida. Después del apareamiento, los zánganos mueren ya que su función principal en la colonia ha sido cumplida.

¿Cómo nacen las reinas de las abejas?

La celda real que da origen a una reina de abejas es un compartimento especial dentro de la colmena, con un tamaño aproximado de 2 a 2,5 centímetros de largo. Las abejas obreras nodrizas se encargan de llenar esta celda con una sustancia llamada jalea real, que secretan en sus glándulas mandibulares. Esta jalea real es un alimento muy nutritivo y exclusivo para las larvas de las reinas.

Una vez que la celda real ha sido llenada con jalea real, las abejas obreras la operculan, es decir, la cierran con una capa de cera. Pasados ocho días desde la puesta del huevo, la larva que se encuentra en la celda real se desarrolla completamente y se convierte en una reina virgen. La reina virgen permanece en la celda durante aproximadamente 16 días, hasta que está lista para nacer.

En el momento de la eclosión, la reina virgen rompe el operculo de cera y sale de la celda. A partir de ese momento, comienza su vida como reina de la colmena, encargándose de la reproducción y liderando a las abejas obreras en la búsqueda de alimentos y la construcción de la colmena. La presencia de una nueva reina en la colmena puede significar un cambio en la dinámica de la colmena, ya que las abejas obreras pueden elegir seguir a la nueva reina o quedarse con la antigua.

Scroll al inicio