Cómo controlar a un perro hiperactivo

Los perros hiperactivos no sólo se encuentran en los humanos. Algunos perros también tienen esta característica, que a menudo les causa problemas a ellos mismos y a los que les rodean.

Los perros están hechos para correr, saltar, retozar y ladrar. La domesticación ha atenuado considerablemente estos comportamientos naturales, que forman parte de su composición genética como caninos. Nuestros amigos de cuatro patas tienen energía y vitalidad de sobra. Por eso nos encantan. Sin embargo, algunos perros tienen mucha más energía que otros y, por tanto, muestran una personalidad hiperactiva. Esto puede ser un problema en la vida cotidiana y la convivencia puede ser difícil a veces.

¿Cómo lidiar con un perro hiperactivo? Aquí tienes algunos consejos.

Perros hiperactivos: ¿cómo se manifiestan?

¿Su perro es inquieto? ¿Le cuesta hacer que su perro le obedezca? ¿Su perro es a veces agresivo y destructivo? En este caso, muestra todos los signos que podrían sugerir que es hiperactivo.

Varios tipos de trastornos de la conducta y sus manifestaciones están efectivamente asociados a la hiperactividad canina. La obediencia es a menudo escasa: el perro no cumple con las órdenes de parar o de volver al talón. También se puede achacar a una socialización insuficiente, que suele estar causada por la separación de la madre y la camada a una edad mucho más temprana. Las bases de la jerarquía y la interacción social se forman durante las primeras semanas de vida del cachorro con su familia.

El perro hiperactivo también puede tener tendencia a comer en exceso, lo que puede provocar trastornos alimentarios además de problemas de comportamiento.

Todo lo que hay en el entorno del perro hiperactivo es susceptible de estimularlo y excitarlo y de provocar su agitación en todos los sentidos: el menor ruido, el menor movimiento, a cualquier hora del día o de la noche.

Por todo ello, la convivencia con un perro de estas características no puede ser fácil de gestionar en el día a día. Pero no es imposible. Hay algunas cosas que se pueden hacer para reducir la intensidad de esta hiperactividad y su impacto.

Intenta mantener la calma

Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo. Mantener la calma ante un perro que corretea y destroza todo lo que encuentra a su paso es imprescindible. Nuestros compañeros caninos son extremadamente sensibles a nuestras actitudes, y cuando estamos nerviosos y estresados, ellos también lo están.

Cuanto más intente mantener la calma a pesar de la situación, más probable será que su perro esté tranquilo. Por otro lado, si te enfadas y empiezas a gritar, esto sólo exacerba la agitación del animal.

Lo primero que hay que hacer es aprender a mantener la calma cuando su perro no lo está.

Tratamiento de la ansiedad del perro

La hiperactividad de un perro también debe tratarse en la raíz del problema, es decir, en las causas probables. Entre ellas, la ansiedad suele estar presente. El reto consiste entonces en tratar lo que provoca esta ansiedad: la situación, el lugar o cualquier elemento que sea percibido por el perro como algo negativo o desagradable. El objetivo es conseguir que el elemento que provoca la ansiedad se asocie ahora a un sentimiento positivo, elogiando al perro cuando muestre el comportamiento deseado, premiándolo cuando permanezca tranquilo, etc.

Proporcionar más actividad

El perro es activo por naturaleza (los lobos viven en manadas con sus padres y otros cachorros para estimularlos en todo momento). Dejarle en casa todo el día, sin darle la oportunidad de hacer ejercicio, es la mejor manera de que su hiperactividad explote.

Lee también: Cómo controlar a un perro que come objetos

Por el contrario, debes alargar sus paseos y darle más ejercicio para canalizar su exceso de energía. Actividades como el agility son especialmente adecuadas, ya que permiten al perro desahogarse al tiempo que mejora su coordinación y concentración.

Estos ejercicios también deben utilizarse para trabajar la obediencia: lance la pelota, el frisbee o el palo al perro sólo si obedece las órdenes «siéntate» o «abajo», por ejemplo.

Artículo anteriorLa tiña en los perros
Artículo siguienteMasajes para tratar a su perro

Related Stories

Llegir més:

Laminitis en caballos

El tifus felino es una enfermedad vírica mucho más fácil de prevenir que...

La visión en los caballos

Difícilmente hay un perro más juguetón y alegre que un Bobtail japonés. Traerá...

Adoptar una rata

Tus gallinas ya no ponen cuando todo ha ido bien, y te preguntas...

Hipertiroidismo en gatos

Nuestros gatos viven ahora más tiempo gracias a la calidad de los cuidados...

Pastor Catalán

El pastor catalán es un perro pastor originario de España. Es de tamaño...

¿Cuánto cobra un cuidador de mascotas?

Cada vez hay más cuidadores de mascotas y la oferta es cada vez...