Cómo alimentar a su gato adulto

¿Qué alimentar a su gato? Esta es una pregunta muy importante. Para que la dieta de su gato sea respetada, es esencial conocer sus necesidades nutricionales diarias. De este modo, podrá responder perfectamente a las exigencias del organismo de su gato proporcionándole el alimento adecuado. Veamos cómo alimentar correctamente a tu mascota.

Su gato debe comer bien. ¿Qué significa esto? No es que dar a su gato demasiada comida le satisfaga. Su gato es un gourmet (menos que los humanos). Debe gustarle la comida y ésta debe ser buena para su cuerpo y su organismo. Un menú equilibrado es la única manera de mantener a su gato en forma. Reduce drásticamente el riesgo de enfermedades como la diabetes, la obesidad y otras patologías.

Sus necesidades energéticas

Se estima que un gato adulto necesita un aporte energético de unas 70 kcal por kilo de peso corporal cada día. Su alimentación debe contener al menos un tercio de proteínas. Las proteínas son esenciales para que el gato tenga una buena condición física y para mantener su pelaje. Los hidratos de carbono deben estar presentes en su dieta, a diferencia de las grasas, que deben limitarse al 10-12%.

Su gato no puede sintetizar aminoácidos. Por ello, asegúrese de que la comida de su gato contiene taurina. La taurina es excelente para el corazón y para fortalecer a su gato. La arginina eliminará los residuos tóxicos.

Además, su gato necesitará muchas vitaminas (A, B, D, E, K, H). Por supuesto, con un cierto equilibrio. En cuanto a la vitamina C, su gato la sintetiza. Elige una dieta suficientemente rica en minerales (sin excesos) con presencia de calcio, potasio, magnesio o cobre.

Encontrarás comida para tu gato según su edad, peso y raza. En principio, todo coincide y no hay que preocuparse por ello. Sin embargo, siempre debe seleccionar los mejores alimentos (de alta calidad) bajos en grasa.

Comida seca

Son croquetas. Hay varios tipos, pero recomendamos las croquetas super premium que satisfacen las necesidades de su gato. Son más caras, pero también más sanas.

Las buenas croquetas están hechas de proteínas animales. La razón es que ciertos cereales no siempre son bien tolerados por el organismo felino.

Comida húmeda

El sentido del olfato de tu gato está muy desarrollado, mucho más que el de un humano. Esto significa que su gato puede preferir la comida húmeda a las croquetas secas. En este caso, debe optar por un alimento húmedo.

La ventaja de este alimento es su alto contenido en agua. Tu gato necesita mucha agua a diario. No se deshidratará al comer este alimento.

¿Cuándo alimentar a su gato?

Las croquetas dan a su gato la libertad de comer un poco cuando quiera. Se ponen en su cuenco (o en un dispensador), y su gato viene a picotearlas a lo largo del día. Por otro lado, los purés no se conservan tan bien como los alimentos frescos. Cuando se pone en el cuenco, su gato tiene que comerlo con relativa rapidez. Esto puede ser una desventaja.

Su mascota suele comer poco, pero con bastante regularidad. Con la comida húmeda, se recomiendan dos comidas al día. Intenta mantener un horario para que tu mascota tenga una rutina.

Además, es esencial mantener el mismo lugar para sus comidas. Sus cuencos de comida y agua deben estar en una habitación tranquila, lejos de ojos curiosos y del bullicio diario.

¿Cuánto?

En cuanto a las croquetas, debe tener todas las que quiera en su cuenco. Sabrá razonar consigo mismo. Si no es así, tendrás que reaccionar antes de que tenga sobrepeso. En cuanto a la alimentación, se le deben dar 2 comidas al día (una por la mañana y otra por la noche), respetando las dosis indicadas en el envase.

Por encima de todo, nunca debes olvidar proporcionarle agua. Agua a temperatura ambiente, no demasiado fría para no alterar su sistema digestivo.

En general, la cantidad de comida que debe dar a su gato depende de varios factores: su raza, edad, peso y actividad física diaria. Para saber si la dieta es adecuada, puedes intentar sentir sus costillas. Si ya no los siente, debe reducir la frecuencia de la alimentación.

¿Otros alimentos?

Te recomendamos que mantengas a tu gato con una dieta convencional, aunque demande comida humana. Sin embargo, si su gato empieza a comer carne de vacuno o de cerdo, esto no es un problema.

Tampoco debe comer una yema de huevo cocida más de una vez a la semana. También puedes introducir en su dieta aves de corral (sin espinas) con moderación, así como pescado sin espinas y algunas verduras.

La leche no se recomienda para beber.

Alimentos prohibidos

Su gato debe evitar las cebollas, que provocan la destrucción de sus glóbulos rojos, pero también las pasas y los huevos duros. El chocolate puede ser mortal debido a la teobromina que contiene.

Por último, si tienes plantas en casa, comprueba que no sean venenosas. Los lirios, tejos, azaleas y acebos deberían estar prohibidos, o al menos inaccesibles.

¿Qué pasa si mi gato se niega a comer?

A veces su gato puede ser quisquilloso. Su sentido del olfato, como hemos dicho, está muy desarrollado. Sin embargo, esto no siempre explica su negativa a tragar su comida habitual.

Puede haber una enfermedad subyacente que debe ser determinada con su veterinario. En otros casos, encuentra la respuesta en su cuenca, que puede no estar lo suficientemente limpia. El lugar donde come no es lo suficientemente tranquilo. Si su gato está acostumbrado a salir al exterior y a deambular, es posible que haya cazado y comido algo. No te pongas en alerta, pero tómate el tiempo necesario para analizar la situación.

Haga cambios suaves

¿Quiere cambiar la dieta de su gato? Puedes, siempre que seas amable con ello. Su sistema digestivo no tolerará un cambio brusco. De hecho, debe incluir gradualmente el nuevo alimento en la antigua comida. El nuevo alimento debe incrementarse de forma regular.

Ten en cuenta también que la comida húmeda es menos rica. Su gato puede necesitar más paté en proporción a las croquetas, y viceversa.

En resumen

La alimentación de su gato consiste en satisfacer sus necesidades energéticas y nutricionales. Su dieta consiste en comida seca (croquetas) o húmeda (paté). Unas cuantas golosinas pueden completarlo (comida humana).

En todos los casos, debe tener agua continuamente a su lado para mantenerse bien hidratado. Cualquier cambio debe hacerse gradualmente. La cantidad de agua dependerá de la morfología, la raza, la edad y el estilo de vida del perro.

Artículo anteriorPoule rousse
Artículo siguienteKai

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...