Burmilla

El Burmilla es un gato amable, cariñoso, afectuoso y a veces extrovertido. No es raro verle saltar o correr una vez al día. Necesita hacer ejercicio y su entorno debe ofrecerle esta oportunidad. Su carácter oscila entre la calma y la vitalidad. Es ideal para la vida familiar, adora a los niños y no duda en jugar con ellos. Le encanta que lo acaricien a diario, por lo que no hay que descuidarlo ni dejarlo a su suerte. Suelen maullar más que otros gatos. Además, hay que vigilar su dieta, ya que tiende a engordar con facilidad.

Historia de la raza

La Burmilla es una raza bastante reciente, resultado de un cruce accidental entre una Chinchilla Persa y un Burmés Lila en el Reino Unido. La dueña de estos dos gatos, la baronesa Miranda Von Kircheberg, se encontró con una camada de 4 gatitos. Entonces decidió desarrollar esta raza de gatos, dándole el nombre de la contracción entre birmano y chinchilla. El estándar de la raza fue reconocido en 1984, antes de ser adoptado por la Federación Internacional Felina en 1994. En la actualidad, la raza sigue en fase de descubrimiento en Gran Bretaña. No es muy conocido en Francia y Estados Unidos.

Características físicas

Cuerpo: El Burmilla no es un gato inusual. Es de complexión media, bastante robusto y rara vez supera los 6 kg en la edad adulta. Su Pelaje: El Burmilla tiene un pelaje corto y suave pero bastante grueso.

Color: El estándar de la raza sólo acepta los pelajes con puntas, es decir, un pelaje sólido con una raya blanca o negra. El estándar de la raza sólo acepta los pelos en punta, es decir, un pelaje sólido con un color sólo en las puntas del pelo.

Cabeza: La Burmilla tiene una cabeza redonda.

Ojos: Son grandes y redondos, muy expresivos. Tienen un contorno negro.

Orejas: Grandes en la base y muy redondeadas en la parte superior.

Cola: La cola de la Burmilla es de inserción alta. Se considera de media a larga, gruesa en la base. La punta está curvada.

Comportamiento y temperamento

El Burmilla es menos bullicioso que el Burmés. Sin embargo, es un gato al que le gusta jugar y sobre todo correr y trepar. Por lo tanto, un árbol para gatos es muy recomendable. Por otro lado, es dócil, amable y muy cariñoso, tanto con su dueño como con su familia adoptiva y los niños. Es bastante entusiasta y le encanta que le acaricien a diario. La única desventaja es que maúlla bastante fuerte.

¿Es el Burmilla adecuado para usted?

Condiciones de vida

La Burmilla debe tener una zona de juegos. Puede ser al aire libre o en el interior de un piso. Debe ser capaz de hacer suficiente ejercicio para evitar el sobrepeso, que puede producirse cuando la sobrealimentación se combina con un bajo gasto energético.

Salud

La Burmilla es una raza bastante reciente, sin que se hayan observado enfermedades hereditarias en la actualidad. De consistencia más bien sólida, no está sin embargo a salvo de desarrollar ciertas patologías en relación con su alimentación o su avanzada edad. Como para todos los gatos, se recomienda vacunarle contra las enfermedades más comunes: rabia, tifus, leucosis y coriza.

Raza Hipoalergénica: No

Para protegerse de estos riesgos y asegurar a su gato contra los problemas de salud, Habitat3 recomienda un seguro para gatos Burmilla.

Esperanza de vida

Mínimo: 13 años

Máximo: 20 años

La esperanza de vida de una Burmilla está entre 13 y 20 años.

¡Calcule la edad humana de su Burmilla!

Cuidados e higiene

Se trata de un gato de pelo corto. Por lo tanto, no necesita un cepillado diario. Una vez a la semana es suficiente, a no ser que tienda a mudarse demasiado.

Además del cepillado semanal o diario, hay que prestar atención a sus orejas y ojos. Hay que lavarse regularmente para evitar infecciones. Póngase en contacto con un veterinario para conocer los gestos adecuados para evitar que su mascota se haga daño.

Precio y presupuesto

Precio de compra

Mínimo: 750

Máximo: 1200

El precio de compra de una Burmilla está entre 750€ y 1200€.

Coste anual de mantenimiento

Mínimo: 300€

Máximo: 500€

El coste anual de mantenimiento de una Burmilla está entre 300€ y 500€.

Alimentación

El Burmilla disfruta de la comida humana. Se recomiendan las comidas a base de carne, pescado y verduras. Tenga cuidado de no darles demasiada grasa, especialmente si no suelen hacer suficiente ejercicio. Se trata de una raza con tendencia a la obesidad. La dieta debe ser equilibrada y completa. No olvide tener un cuenco de agua a su disposición.

Artículo anteriorCortapastas para perros
Artículo siguiente¿Qué come una rata?

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...