Alergias alimentarias en perros

Una de cada 10 alergias en los perros está relacionada con una reacción inmunitaria inducida por los alimentos. Las alergias alimentarias no siempre son fáciles de entender, pero es posible mejorar la vida de los perros que las padecen.

La alergia alimentaria y la intolerancia alimentaria son dos cosas diferentes. La intolerancia alimentaria se produce cuando el organismo del perro tiene dificultades para digerir un alimento concreto, como la lactosa de la leche de vaca, mientras que la alergia es una reacción inmunitaria provocada por el contacto del aparato digestivo con una sustancia alimentaria alergénica.

La alergia alimentaria en los perros no está asociada a ninguna predisposición racial. Puede ocurrir a cualquier edad, tanto en machos como en hembras. Además, suele ser difícil de identificar. ¿Cuáles son las principales causas de la alergia a los alimentos para perros? ¿Cuáles son las manifestaciones más comunes y cómo se pueden tratar?

Las principales causas de las alergias alimentarias

Algunos alimentos que los humanos solemos comer sin problemas pueden producir alergias en los perros. Entre ellos, la soja, la cebolla, el maíz, la remolacha y el ruibarbo. El sistema digestivo de nuestros amigos de cuatro patas no es capaz de asimilar estos alimentos. Estos alimentos contienen alérgenos que, al entrar en contacto con las células que recubren la superficie del intestino, dan lugar a reacciones inmunitarias.

Este es también el caso de ciertas sustancias que pueden estar presentes en los productos lácteos, la carne de vacuno, los cereales y los huevos.

Síntomas comunes de la alergia a los alimentos

Los perros con alergia a los alimentos suelen ser pruriginosos, es decir, experimentan un picor intenso y recurrente. También pueden lamerse en exceso y mostrar signos de alopecia (pérdida de pelo). El enrojecimiento y otras formas de lesiones suelen aparecer en varias zonas de la piel.

En algunos casos, las alergias alimentarias pueden provocar problemas digestivos, como vómitos y diarrea, problemas respiratorios o nerviosos, o incluso infecciones de oído recurrentes.

La dieta de evitación para encontrar el alimento infractor

A menudo es complicado identificar el alimento infractor. El enfoque del veterinario es bastante largo y laborioso, pero es necesario para encontrar una solución eficaz al problema de la alergia del perro.

El primer paso es estudiar la dieta habitual del animal antes de establecer la llamada «dieta de evitación». Consiste en dar al perro alimentos que nunca ha comido antes y observar las reacciones de su cuerpo. Esta dieta suele durar 8 semanas, pero puede durar más. A partir de entonces, los alimentos que pueden contener alérgenos se reintroducen gradualmente para observar cualquier síntoma e identificar con precisión el alimento infractor.

A más corto plazo, el veterinario puede prescribir corticoides, antihistamínicos o antibióticos para reducir las manifestaciones de las reacciones alérgicas.

Artículo anteriorSeguro de salud para husky siberiano
Artículo siguienteRaquetas de nieve

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...