9 consejos para aliviar la artritis de tu gato

Dado que los gatos también pueden sufrir artrosis, es importante encontrar soluciones para ayudarles. Unos métodos sencillos y cotidianos pueden ayudar a su mascota a vivir sin dolores articulares.

La artrosis es una enfermedad articular degenerativa. Puede ocurrir tanto en un animal que envejece como en un animal joven. Sin embargo, los propietarios de gatos no tienen muy en cuenta este dolor, ya que los felinos son muy buenos para enmascarar su dolor. Sin embargo, un gato que se esfuerza por saltar, duerme más de lo habitual o se muestra irritable puede ser un signo de dolor latente.

Para ayudar a tu gato, aquí tienes 7 consejos fáciles de aplicar a diario para aliviar sus dolores artríticos.

1) Haz que tu gato pierda peso

La dieta es uno de los pilares fundamentales en la lucha contra la artritis. De hecho, en los últimos diez años, aproximadamente, la obesidad en los gatos se ha disparado, trayendo consigo numerosas enfermedades como la diabetes y, por supuesto, la artrosis. Las articulaciones del animal están diseñadas para soportar el peso ideal del gato, y sufrirán mucho cuando éste suba demasiados kilos a la báscula. La inflamación del cartílago comenzará y se acompañará de dolores más o menos importantes según el animal.

Para aliviar a su gato, es esencial ayudarle a alcanzar su peso ideal. Pero cuidado, no te pongas a dieta solo, porque la idea no es matar de hambre a tu gato. La idea no es matar de hambre a su gato, sino poner en riesgo su salud y provocar problemas como la lipidosis hepática (enfermedad del hígado graso).

Por lo tanto, es preferible acompañar a su gato suavemente hacia una pérdida de peso progresiva en el tiempo (si es necesario). De esta manera, podrás aligerar el peso de sus articulaciones y así reducir drásticamente su dolor.

Para no cometer un error, se recomienda encarecidamente pedir consejo a su veterinario.

2) Ejercita a tu gato a diario

El ejercicio es esencial en la vida de un gato por varias razones:

  • Le estimula mentalmente;
  • Le permite no aburrirse;
  • Evita que pierda masa muscular (esencial para sostener sus articulaciones);
  • Es una excelente forma de combatir el dolor osteoartrítico.

El cartílago se nutre del líquido articular que se difunde por los movimientos de la articulación. Por lo tanto, si la articulación se mueve, el cartílago podrá nutrirse y dejará de degradarse. Sin embargo, a veces es necesario utilizar medicamentos antiinflamatorios para aliviar inicialmente el dolor del animal y ayudarle a volver a moverse.

Para que su gato se mueva es posible:

  • Juega con tu gato varias veces al día;
  • Cambia el cuenco habitual de tu gato por un cuenco juguetón en el que se escondan las croquetas;
  • Aprende trucos o haz agilidad con tu gato;
  • Esconde croquetas en tu casa para animar a tu gato a moverse.

3) Adapte la actividad a las capacidades de su gato

Aunque el ejercicio es importante en la artrosis, debe realizarse de forma muy gradual. Si obligas a tu mascota a hacer demasiado ejercicio, es probable que se haga daño y esto sólo empeorará la situación.

Así que ofrezca ejercicios suaves, nunca fuerce a su gato y aumente gradualmente la dificultad con el tiempo.

4) Complementar la dieta de su gato con complementos alimenticios condroprotectores puede ayudar a las articulaciones a diario.

Estos nutrientes, que generalmente son omega 3, condroitín sulfato, glucosamina y zinc, son esenciales para el buen funcionamiento de las articulaciones y pueden administrarse de dos formas: en forma de comprimidos con cursos regulares de tratamiento, o con croquetas específicas ya enriquecidas con estos nutrientes

5) Limitar los «tentempiés»

Los gatos son menos propensos a los tentempiés que los perros, pero los más golosos no dudan en pedir bocadillos durante nuestras comidas. Si le resulta difícil resistirse a compartir un trozo de comida con su gato, elija carne o pescado sin salsa. Los gatos son carnívoros estrictos, por lo que se espera que sólo coman carne y son perfectamente felices sin condimentos.

6) Utilizar métodos alternativos como la osteopatía y la fisioterapia

La medicina alternativa no es sólo para los humanos. De hecho, la fisioterapia, que utiliza los mismos métodos que se emplean en la fisioterapia humana, puede proporcionar alivio a los gatos que sufren artrosis. Entre ellos se encuentran el masaje, los estiramientos, la terapia láser (que no requiere contacto directo con el animal), el uso de calor y frío y muchos otros métodos. Las distintas manipulaciones permitirán al animal recuperar una mejor amplitud de movimiento y reequilibrar las otras extremidades (no afectadas por la artrosis) que se utilizan mucho.

Estos métodos suaves pueden reducir o incluso eliminar por completo los tratamientos para la artrosis.

7) Adaptar el entorno de tu gato

Para facilitar la vida de tu gato y preservar sus articulaciones puedes:

  • Instale un escalón para ayudarle a acceder a la caja de arena, o incluso invierta en una caja de arena con bordes bajos;
  • Deje su cuenco, su caja de arena en el suelo y colocada en el suelo;
  • Proporcione un cojín suave para sus articulaciones.

8) Acariciar a tu gato

Se dice que el ronroneo tiene propiedades analgésicas y curativas, así que no dudes en acariciar a tu gato para hacerle ronronear de felicidad.

9) Dejar de pensar que la artrosis y su dolor son inevitables

Que un gato sea viejo no significa que sea normal dejarle sufrir la artrosis. Los avances en medicina veterinaria nos permiten ahora tener acceso a múltiples soluciones para aliviar eficazmente el dolor articular de su mascota. No hay razón para privarse de ellos.

Related Stories

Llegir més:

Alimentar a una gata embarazada

La dieta se adapta a cada gato. Por supuesto, existe una dosis máxima...

La sarna en los perros

La sarna es una de las enfermedades más preocupantes de todas las que...

Golosinas para conejos

Heno, hierba, pellets y algunas verduras. Esta es la dieta básica de su...

Smous holandés

Otros nombres: Grifón holandés, Hollandse Smoushound El Smoushound holandés es un...

Obesidad felina

Apetito feroz, comida demasiado rica, falta de actividad, predisposición genética... Las causas de...

Galgo español

Otros nombres: Galgo Sighthound, Spanish Greyhound El galgo español es un...